La Habana. Un tribunal cubano condenó a 15 años de cárcel al estadounidense Alan Gross por delitos contra la seguridad del Estado, un caso que revivió la tensión entre las naciones enemigas, dijo el sábado la prensa estatal.

Gross, de 61 años, fue detenido en diciembre del 2009 por introducir en Cuba equipos ilegales de comunicación satelital financiados por un programa del Gobierno estadounidense para promover cambios políticos en la isla.

"La Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial Popular de La Habana impuso este viernes una sanción de 15 años de privación de libertad al estadounidense Alan Phillip Gross por el delito de actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado", dijo una nota oficial leída en la televisión.

Según el comunicado del Gobierno, el acusado "reconoció haber sido utilizado y manipulado" por Developments Alternatives INC, una empresa que lo contrató para ejecutar en Cuba un programa de la Agencia para el Desarrollo de Estados Unidos (USAID, por su sigla en inglés), que destina unos 40 millones de dólares al año para promover cambios en la isla.

El juicio tuvo lugar el viernes y el sábado pasado en La Habana, a donde asistió su esposa Judy Gross.

Algunos analistas y diplomáticos occidentales sostienen que Gross será liberado por razones humanitarias.

El contratista estadounidense podrá "interponer en su momento recurso de casación (apelación) ante la Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo Popular", dijo la nota.