La Habana. Cuba impuso 30 años de cárcel a un salvadoreño preso por terrorismo que a fines de la década de 1990 perteneció a una red dirigida por el ex agente de la CIA Luis Posada Carriles, quien planeó una serie de atentados con bomba en la isla, dijo este miércoles la prensa oficial.

La Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado inició este lunes el juicio contra el salvadoreño Francisco Chávez Abarca, arrestado en julio en Venezuela y extraditado a la isla.

"Las declaraciones demostraron cómo el acusado (Chávez Abarca) reclutó, adiestró, organizó y financió a ciudadanos guatemaltecos y salvadoreños que viajaron a Cuba a finales de la década del 90 para continuar instalando artefactos explosivos", dijo el diario oficial Granma.

El periódico del gobernante Partido Comunista dijo que Chávez Abarca era el "cabecilla de un brazo armado estructurado en Centroamérica por Luis Posada Carriles, la Fundación Nacional Cubanoamericana y el resto de la mafia anticubana".

La Habana y Caracas acusan a Posada Carriles de tramar un atentado con bombas en 1976 contra un avión comercial cubano en el que fallecieron sus 73 ocupantes y otros numerosos ataques fallidos contra el ex presidente Fidel Castro.

El ex agente de la CIA había admitido en 1998 al diario The New York Times su papel como organizador de una serie de ataques contra instalaciones turísticas cubanas en 1997, en una de las cuales murió un ciudadano italiano.

Posada Carriles, quien vive en Miami y es prófugo de la justicia venezolana desde 1985 cuando escapó de una cárcel, está a la espera de una vista en Estados Unidos por delitos de inmigración.

Chávez Abarca podrá apelar su sanción de 30 años de cárcel ante el Tribunal Supremo de la isla, dijo el diario.

El periódico añadió que el tribunal que lo sancionó tuvo en cuenta lo aprobado por el gobierno de Raúl Castro en abril de 2008, cuando dijo que conmutaría la pena de muerte a un grupo no determinado de delincuentes comunes.

La pena de muerte no se aplica en la isla desde 2003 cuando fueron fusilados tres secuestradores de una pequeña embarcación que pretendían llegar a Miami.