La Habana. El presidente Raúl Castro ratificó el miércoles a su homólogo Barack Obama que Cuba decidió restaurar las relaciones diplomáticas con Estados Unidos y abrir una embajada en La Habana a partir del 20 de julio, según una carta leída por la televisión estatal de la isla caribeña.

Castro envió la misiva a Obama para confirmarle el relanzamiento de los vínculos bilaterales cortados desde el 3 de enero de 1961.

Las Secciones de Intereses de La Habana y Washington, fundadas durante el Gobierno del demócrata Jimmy Carter, se convertirán en embajadas oficialmente.

Tras 18 meses de negociaciones secretas apoyadas por la mediación del Papa Francisco y el Gobierno de Canadá, los dos líderes anunciaron simultáneamente y por separado en diciembre de 2014 que planeaban reabrir las embajadas en sus respectivas capitales y normalizar las relaciones.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, viajaría a La Habana a finales de este mes a una ceremonia de izamiento de bandera para reabrir la embajada estadounidense en la capital cubana.

La actual Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, fundada en 1977, se convertirá en embajada. Igualmente sucederá con la misión diplomática de Cuba en Washington.

El acuerdo anunciado en diciembre pasado también incluyó un intercambio de prisioneros e intentó dejar de lado los 56 años de hostilidades desde que el ex presidente Fidel Castro, encabezando a un grupo de rebeldes, derrocó el 1 de enero de 1959 al gobierno de Fulgencio Batista, respaldado en ese entonces por Estados Unidos.