La Habana. Cuba concluyó el miércoles la liberación de 75 presos políticos condenados en 2003, aliviando al gobierno de críticas sobre derechos humanos, aunque Amnistía Internacional pidió a las autoridades comunistas mayores garantías para los opositores.

Cuba había acusado a los 75 disidentes de conspirar con una potencia extranjera para desestabilizar al gobierno de la isla y puso fin al proceso liberando a los últimos dos disidentes encarcelados.

"Continuaré la lucha pacífica, no violenta para contribuir al reclamo de un cambio en Cuba por la vía democrática y tratando de que el gobierno cubano admita a la oposición pacíficamente", dijo Félix Navarro, uno de los dos disidentes liberados, a Reuters en una conversación telefónica.

Tanto Navarro como José Daniel Ferrer, ambos condenados a 25 años tras una redada masiva del gobierno ocho años atrás, llegaron el miércoles a sus casas.

"La lucha ahora será con mayor vehemencia, pero también con una mayor madurez", agregó Navarro poco después de ser liberado.

Las liberaciones se dan luego de un inédito acuerdo de mediados del pasado año entre la Iglesia cubana y el gobierno de Raúl Castro, impulsado tras crecientes críticas internacionales sobre derechos humanos por la muerte del preso político Orlando Zapata durante una huelga de hambre.

Gerardo Ducos, un experto de Amnistía Internacional, instó el miércoles a las autoridades a que garanticen el desempeño de los opositores dentro de la isla, según informó el sitio digital www.es.amnesty.org.

"Lo que queremos ahora es que las autoridades cubanas no obliguen a los activistas a exiliarse como condición para dejarlos libres (...) que todos los activistas de derechos humanos pueden llevar a cabo su labor legítima sin temor a amenazas, acoso, nuevas detenciones o juicios injustos", dijo.

El gobierno de la isla sostiene que no responderá a presiones ni chantajes y que se trató de "una decisión soberana".

Al momento del acuerdo con la Iglesia permanecían tras las rejas 52 opositores de un grupo inicial de 75 condenados en el 2003 a penas de entre seis y 28 años. El resto fue liberado antes por razones de salud.

Cuarenta del medio centenar de opositores liberados recientemente aceptaron la propuesta de viajar a España con sus familiares. Los últimos doce excarcelados se niegan a exiliarse.

Fuentes de la oposición en la isla dijeron que el gobierno cubano aprovechó la oportunidad para deshacerse de muchos de ellos enviándolos al exilio.

Otros, en cambio, lo perciben con optimismo.

"Las liberaciones son muy positivas (...) se crea un clima un poco mejor, no el que queremos pero como dice el dicho, Roma no se construyó en una noche", dijo esta semana a Reuters Oscar Espinosa Chepe, miembro de los 75 y en libertad condicional hace unos años por razones de salud.

La Iglesia anunció también el martes la próxima liberación del disidente Néstor Rodríguez Lobaina, reclamado recientemente por Amnistía Internacional.