La Habana. El gobierno cubano afirmó este viernes que la Oficina de Intereses de Estados Unidos (SINA) en La Habana sigue fungiendo como cuartel general de la política de subversión de Washington contra Cuba.

En un comunicado difundido en los medios de la isla, el ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) aseguró que la SINA realiza actividades ilegales que consisten en "promover, asesorar, instruir, entrenar, financiar y abastecer con medios y tecnologías diversas a sus mercenarios en Cuba".

Agregó que diplomáticos de esa oficina incitan a estas personas, que "responden" a los intereses del gobierno de Estados Unidos contra Cuba a cambio de una "buena retribución monetaria", a protagonizar acciones provocadoras, desplegar campañas de manipulación sobre la realidad del país y actuar contra el orden constitucional cubano.

"Existen pruebas irrebatibles de que las actividades ilegales que realiza la SINA son financiadas con fondos oficiales del gobierno norteamericano", sostuvo la cancillería.

Añadió que estas acciones "subversivas", unidas al recrudecimiento del bloqueo económico, demuestran que el gobierno del presidente Barack Obama no tiene la voluntad "real" de dejar atrás las peores políticas y prácticas de la Guerra Fría y "no desiste" de sus intentos por tratar de "someter a nuestra nación a su dictado".

Tras denunciar las actividades "ilegales, injerencistas, ofensivas y provocadoras" de la SINA, el Minrex demandó el "cese de su incitación permanente a la realización de acciones dirigidas a subvertir el orden constitucional que el pueblo cubano ha elegido legítima y soberanamente".

También ratificó que "Cuba no cederá terreno a la injerencia y utilizará todos los mecanismos legales a su alcance para defender la soberanía conquistada y hacer valer el respeto al pueblo cubano y a las leyes del país".