Cuba denunció este martes lo que considera como “una tentativa de aprovechar” la situación que se vive en Libia para ocupar el país y controlar su producción petrolera.

La denuncia la realizó el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, quien sostuvo que "la voracidad por los hidrocarburos y no la paz ni la protección de la vida de los libios lo que anima a las fuerzas políticas que llaman en Estados Unidos y en algunos países de Europa a una intervención militar de la OTAN en Libia", de acuerdo a ABC, que cita a Efe.

Rodríguez sostuvo que su país aboga por un arreglo pacífico y soberano a la crisis en Libia, “sin injerencia extranjera” y que “garantice su integridad”.

Venezuela a su vez, mediante su viceministro de Relaciones Exteriores, sostuvo que su país apoya "una solución política de todos los conflictos" y reiteró el planteamiento sostenido por el presidente Hugo Chávez en cuanto a crear una comisión internacional de buena voluntad que encuentre una solución al conflicto.