La Habana, Andina. Cuba lamentó este miércoles su exclusión "infundada e injusta" de la VI Cumbre de las Américas, que se efectuará a mediados de abril próximo en Colombia, aunque dijo que de ser invitada asistiría "con respeto", manteniendo sus posiciones de principios.

Tras instalar la VIII reunión del Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), que discutirá como primer tema la concertación de posiciones respecto a la Cumbre de las Américas, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, reiteró que su país no regresará a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Rodríguez indicó que a La Habana no le interesa tener relación alguna con la OEA, organización que, en su opinión, ha servido a Estados Unidos para "propósitos de dominación, ocupación y agresión", así como plataforma "para agredir y expoliar a América Latina y el Caribe", reseñó Prensa Latina.

Estados Unidos planteó esta semana que si Cuba quiere participar en la Cumbre de las Américas debe volver a la OEA y "despejar algunas de las preocupaciones sobre las libertades básicas que son negadas a los cubanos".

A la reunión del Consejo Político del ALBA-TCP (Tratados de Comercio de los Pueblos) asisten los cancilleres de Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y San Vicente y las Granadinas, así como altos funcionarios de los restantes tres países del bloque izquierdista.

También se encuentran el viceministro de Relaciones Exeriores de Nicaragua y como invitados Surinam, Santa Lucia y Dominica.