La Habana. Un disidente cubano encarcelado, Wilmar Villar Mendoza, murió este jueves en el este de Cuba a consecuencia de una huelga de hambre de 56 días de edad y por lo que otros opositores creen fueron malos tratos por parte del gobierno cubano, dijo un activista de derechos humanos en la isla.

Villar, de 31 años, inició su huelga de hambre poco después de que fuera arrestado en noviembre, sometido a juicio y condenado a cuatro años de prisión por delitos como desobediencia, resistencia y crímenes contra el Estado, dijo Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana de Derechos Humanos.

Sánchez dijo que Villar se unió el verano pasado a un grupo de oposición en la provincia oriental de Santiago de Cuba llamado Unión Patriótica Cubana y que había sido un disidente activo desde entonces.

El fue puesto en aislamiento bajo condiciones difíciles, lo que combinado con su huelga de hambre le causó serios problemas de salud que condujeron a su muerte, dijo Sánchez a Reuters.

El activista había sido trasladado a un hospital en la ciudad de Santiago de Cuba el 14 de enero cuando empeoró su estado de salud y murió allí.

"Responsabilizamos de manera categórica al Gobierno cubano porque él se murió bajo su cuidado. Lo consideramos otro muerto evitable", declaró Sánchez.

Cuba atrajo la condena internacional cuando otro disidente encarcelado, Orlando Zapata Tamayo, murió en febrero del 2010 tras una huelga de hambre de 85 días.

El presidente Raúl Castro dijo que Zapata era un delincuente común, pero se cree que su muerte contribuyó a la decisión de Castro en el verano del 2010 de liberar a 130 presos políticos en un acuerdo mediado por la Iglesia Católica Romana.

Zapata fue clasificado como un "prisionero de conciencia" por Amnistía Internacional, pero el caso de Villar había atraído escasa atención.

El Gobierno cubano todavía no se ha manifestado sobre la muerte de Villar, pero el blogger pro-gobierno Yohandry anunció en su blog "falleció el delincuente Wilmar Villar Mendoza".

El predijo la muerte traería críticas contra La Habana de los opositores al Gobierno cubano en Estados Unidos.

"Los carroñeros comienzan a llegar. Otra campaña contra Cuba comienza a alzarse", escribió.

La bloguera disidente Yoani Sánchez difundió la noticia de la muerte de Villar en la red de micromensajería Twitter y preguntó "¿Cuántos mas tienen que morir? ¿Cuántos más?"