La Habana. El disidente cubano Guillermo Fariñas amenazó con iniciar nuevamente una huelga de hambre para exigir la liberación de los últimos 13 presos políticos que permanecen encarcelados en 2003.

Fariñas se hizo famoso en todo el mundo, y recibió el premio europeo Sakharov a los derechos humanos, por mantener una larga huelga de hambre exigiendo la liberación de los presos políticos.

Ahora, advirtió que dejará de comer este lunes, si los 13 apresados en 2003 no son dejados en libertad, informó Azteca Noticias citando a AP.

Este domingo, las Damas de Blanco, un grupo de esposas y familiares de presos políticos en Cuba, acusaron al gobierno de Raúl Castro de incumplir un plazo para la liberación de prisioneros y prometieron seguir con sus marchas semanales hasta que todos sean excarcelados.

La agrupación afirma que este domingo era el día en que 52 presos políticos debían ser liberados, según un acuerdo alcanzado en julio entre el gobierno y la Iglesia Católica.

De acuerdo con las Damas, 13 de ellos aún siguen tras las rejas.