La Habana. La decisión de Cuba de liberar a 52 presos políticos en los próximos meses es un avance dramático en la situación de los derechos humanos en la isla y despeja un importante obstáculo para la normalización de las relaciones con la Unión Europea e incluso Estados Unidos.

Las excarcelaciones anunciadas este miércoles por la Iglesia Católica serían el mayor resultado del diálogo sobre derechos humanos entablado en mayo por autoridades religiosas con el presidente Raúl Castro.

La decisión del Gobierno permitiría evitar la muerte del disidente Guillermo Fariñas, muy debilitado tras más de cuatro meses en huelga de hambre para exigir la excarcelación de 25 presos enfermos.

* Las liberaciones atenuarían las críticas sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, que arreciaron tras la muerte en febrero del preso político Orlando Zapata luego de 85 días en huelga de hambre para reclamar mejores condiciones de detención.

* Además permitiría profundizar el tibio diálogo con la Unión Europea. Las excarcelaciones fueron anunciadas durante una visita a Cuba del canciller español, Miguel Ángel Moratinos, que intenta desde hace tiempo convencer a sus socios europeos de que conversar con La Habana arroja mejores resultados que el aislamiento.

* Las liberaciones eliminan una fuente de alta tensión con Estados Unidos. Vaciar las cárceles de presos políticos es una condición del presidente Barack Obama para avanzar en la normalización de las relaciones con la isla de Gobierno comunista.

* Además podrían desactivar la huelga de Fariñas, en peligro de muerte tras 134 días de ayuno. Su deceso redoblaría la condena a Cuba y podría aumentar su aislamiento internacional.

* Marginados del diálogo entre Castro y la Iglesia Católica, disidentes cubanos habían expresado escepticismo sobre las conversaciones. Algunos consideran las liberaciones una decisión unilateral de Castro para mejorar la imagen de Cuba tras la muerte de Zapata.

* Las excarcelaciones levantan el perfil de la Iglesia Católica como actor político a un nivel nunca visto en medio siglo en Cuba.

* Pero grupos de derechos humanos dicen que la situación en Cuba sólo mejorará con la introducción de cambios en el sistema político unipartidista de Cuba y una reforma del marco legal que restringe la libertad de expresión.

* Sería la mayor ola de liberaciones desde la visita del Papa Juan Pablo II en 1998, cuando Cuba soltó a por lo menos 70 presos políticos. Según organizaciones de derechos humanos hay unos 150 opositores presos en Cuba.