La Habana.- José Daniel Ferrer, líder de uno de los grupos de oposición más activos de Cuba, informó el miércoles que fue liberado tras permanecer 12 días incomunicado en un centro de detención en el oriente de la isla.

Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), un grupo considerado ilegal por el Gobierno, fue acusado de "asesinato en tentativa" por tratar de atropellar a un oficial del Ministerio del Interior el 3 de agosto en una localidad de Santiago de Cuba.

"No han retirado la acusación de asesinato en tentativa. Simplemente, la Fiscalía decidió un cambio de medida (prisión provisional). El proceso continúa ahora estando fuera de prisión, en la calle", dijo Ferrer por teléfono a Reuters.

En 2012, el opositor fue acusado también por organizar desórdenes públicos. "Han pasado seis años y no me han llevado a los tribunales", señaló.

En un comunicado, UNPACU dijo que Ferrer no tenía licencia de conducir y afirmó que un oficial "resultó levemente lesionado". El disidente se dirigía a visitar a su hija acompañado en el auto por Ebert Hidalgo, miembro de la organización, que fue liberado poco después del episodio sin que se presentaran cargos en su contra.

Amnistía Internacional había manifestado su preocupación por ambas detenciones, mientras que el Gobierno de Estados Unidos había instado a que los opositores fueran liberados.

Ferrer se mantiene en libertad condicional desde marzo de 2003 cuando el Gobierno cubano lo condenó junto a otros 74 opositores a duras penas durante la denominada "Primavera Negra". En su caso, la sentencia fue de 25 años de cárcel.

Cuba no ofrece habitualmente comentarios sobre opositores y los considera "contrarrevolucionarios" al servicio de potencias extranjeras.