La Habana. Cuba liberará a otros cinco presos políticos que no forman parte del grupo de los 52 disidentes que el gobierno de Raúl Castro prometió excarcelar en un histórico acuerdo con la Iglesia Católica en julio.

Un comunicado del arzobispado de La Habana que no aclaró los delitos ni las condenas, dijo este jueves que con la próxima salida hacia España de estos cinco disidentes, entre ellos una mujer, se eleva a 47 la cifra de opositores liberados.

"En continuidad con el proceso de liberación de prisioneros, se informa que otros cinco (5) serán excarcelados próximamente", dijo la breve nota que se limitó a enumerar los nombres.

El anuncio de nuevas excarcelaciones coincide con el otorgamiento del Premio Sájarov de derechos humanos que concede el Parlamento Europeo al disidente cubano Guillermo Fariñas, quien realizó una huelga de hambre de más de cuatro meses para pedir la liberación de decenas de presos políticos.

La Iglesia Católica no aclaró en su nota que los próximos liberados no son parte del grupo de los 75 condenados a penas de entre 6 y 28 años en 2003, de los que aún permanecen en prisión 13, nueve están en la isla en libertad condicional y el resto viajó a España.

Elizardo Sánchez, portavoz de la ilegal pero tolerada Comisión Cubana de Derechos Humanos, dijo por teléfono a Reuters que estos presos son parte del centenar de cubanos que han sido condenados por razones políticas, incluyendo los delitos de "salida ilegal" del país y "piratería".

"A todas luces continúa el proceso de excarcelación", dijo Sánchez.

"Pensamos que son medidas muy limitadas, tardías y que no representa un mejoramiento significativo en la situación de derechos humanos en Cuba", agregó.

Cuba se comprometió con la Iglesia en julio a liberar en un plazo de tres a cuatro meses a un total de 52 opositores arrestados en el 2003. Más tarde la propuesta se amplió.

Fue entonces cuando la Iglesia Católica solicitó a las Damas de Blanco, un grupo de esposas y familiares de los presos políticos que han exigido por años la liberación de sus parientes, que conformaran una lista con otros opositores que permanecen en prisión.

La cifra aún no es clara, en parte porque algunos han sido sancionados por delitos comunes, dijeron a Reuters fuentes de la oposición.

En las últimas semanas el gobierno extendió incluso la oferta de emigrar a algunos de los sancionados en 2003 que permanecen en la isla pero en libertad condicional.

También ofreció la salida del país hacia Estados Unidos a Reina Luisa Tamayo, la madre del preso político Orlando Zapata, muerto en febrero tras una huelga de hambre para reclamar mejores condiciones de detención.

Pero Tamayo ha dicho que no se irá hasta que le entreguen los restos de su hijo, cuya muerte desató críticas contra Cuba.

El gobierno de España y algunos países europeos aplaudieron la decisión de Castro de liberar a los presos políticos.

Su enemigo Estados Unidos, en cambio, ha dicho que está tomando nota pero espera más acciones en materia de derechos humanos en la isla.

Cuba considera a los disidentes mercenarios al servicio de Estados Unidos.