Pasar al contenido principal
Cuba ratifica condena a 15 años de cárcel para contratista de EE.UU. acusado de espionaje
Viernes, Agosto 5, 2011 - 18:04

El sitio oficial www.cubadebate.cu dijo que La Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo Popular emitió resolución definitiva en la que desestima la impugnación realizada por los abogados de Alan Gross.

La Habana. Cuba ratificó este viernes la condena de 15 años de cárcel para un contratista de Estados Unidos acusado de delitos contra la seguridad del Estado, informó el Gobierno, una sentencia que renueva las tensiones entre los viejos enemigos ideológicos.

El sitio oficial  www.cubadebate.com dijo que La Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo Popular emitió resolución definitiva en la que desestima la impugnación realizada por los abogados de Alan Gross.

Gross, de 62 años, fue condenado en marzo a 15 años de prisión acusado de cometer delitos contra la seguridad del Estado. Lleva unos 20 meses preso desde que fue arrestado el 3 de diciembre del 2009.

El juicio de apelación había sido el 22 de julio.

"La sentencia del Tribunal Supremo rechaza de manera argumentada los elementos de inconformidad expuestos por el acusado y su letrada contra la decisión de la instancia provincial", dijo la nota divulgada por Cubadebate.

Gross había sido declarado culpable del delito de Actos contra la Independencia o la Integridad del Estado y sancionado a 15 años de privación de libertad el 4 de marzo.

El arresto y condena de Gross empeoró las malas relaciones con Washington, luego de una leve mejora tras la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca y una reducción de la condena en el juicio o un indulto es visto como vías para una mejor relación entre Estados Unidos y Cuba.

El contratista, que trabajaba en un proyecto financiado por la Agencia de Desarrollo Internacional de Estados Unidos (Usaid) y entró al menos cinco veces a la isla con visa de turista, fue acusado de entrar equipos de comunicación satelital prohibidos para intentar socavar el sistema socialista.

Gross, que según su familia ha perdido unos 45 kilos de peso desde su detención, sostiene que sólo ayudaba a la pequeña comunidad judía de la isla a crear accesos a internet fuera del control estatal.

Pero durante el juicio en marzo, el contratista dijo que fue "utilizado y engañado" por la empresa contratista Development Alternative Inc (DAI), vinculada a Usaid, a la que acusó de arruinar su vida y economía. Sin embargo, ha negado que estuviera atentando contra el Gobierno de la isla.

Autoridades estadounidenses, familiares y abogados de Gross han pedido al Gobierno de la isla su liberación por razones humanitarias, alegando que su hija y su madre padecen cáncer.

Su esposa, Judy, que no asistió a la vista de apelación el 22 de julio por estar convaleciente de una cirugía por una enfermedad no revelada, pidió el pasado año su liberación en una carta al presidente cubano Raúl Castro.

Durante el juicio de apelación su abogada cubana, Nuris Piñero, alegó que la sentencia no estaba justificada.

Expertos cubanos veían poco probable que el juicio de apelación desestimara el veredicto inicial, pero dijeron que es probable que una vez concluido el proceso legal el Gobierno podría dar un indulto por razones humanitarias.

Autores

Reuters