La Habana. Cuba rechazó este martes "categóricamente" la acusación de Estados Unidos de incluirla en una lista negra de países que trafican personas y afirmó que en la isla es inexistente la trata sexual de menores, en un nuevo episodio de desencuentro entre los enemigos políticos.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el lunes en un informe anual que Cuba y República Dominicana forman parte de un grupo de 13 países que no combaten el tráfico de personas y colocó bajo vigilancia a Venezuela, Nicaragua, Guatemala y Panamá.

"Cuba rechaza categóricamente por falsas e irrespetuosas las alegaciones del informe del Departamento de Estado sobre la trata de personas y la inverosímil inclusión de Cuba en la peor de sus categorías", dijo en un comunicado la directora de América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal.

"Estas vergonzosas calumnias ofenden profundamente al pueblo cubano. En Cuba no existe la trata sexual de menores, sino un desempeño ejemplar en la protección de la niñez, la juventud y la mujer", señaló en el texto.

Washington, que no tiene relaciones diplomáticas con La Habana e impone un embargo de casi medio siglo al Gobierno comunista, ha colocado sistemáticamente también a la isla en una lista de países que patrocinan el terrorismo.

Cuba en la mira. Cuba, incluida en la lista negra desde el 2003, "no cumple con los parámetros mínimos para la eliminación del tráfico de personas y no está haciendo esfuerzos significativos en ese sentido", dijo el reporte del Departamento de Estado.

Asimismo sostuvo que el tráfico estadounidense se produce en gran parte para el trabajo y toca particularmente a trabajadores domésticos así como en la agricultura, fábricas, servicios de limpieza, construcción, salud y cuidado de ancianos.

Vidal aseguró que Cuba "no califica ni como país de origen, ni de tránsito, ni de destino de este flagelo".

"La legislación y las medidas adoptadas en esta esfera nos colocan entre los países de la región con normas y mecanismos más avanzados en la prevención y combate a la trata de personas", afirmó.

Cuba rechaza sistemáticamente estos informes y argumentó que nuevamente "sólo puede explicarse por la desesperada necesidad que tiene el Gobierno de Estados Unidos de justificar (...) la persistencia de su cruel política de bloqueo (embargo) rechazada abrumadoramente por la comunidad internacional", señaló la declaración.

Relaciones bilaterales en su punto más bajo. Tras un breve acercamiento el pasado año dando luz verde a los viajes de cubano-estadounidenses y el envío de remesas a la isla, las relaciones entre Estados Unidos y Cuba atraviesan su punto más bajo desde la asunción del presidente Barack Obama en enero del 2009.

Cuba mantiene detenido en La Habana desde diciembre al contratista estadounidense Alan Gross por sospechas de espionaje y está bajo investigación aún sin cargos, según el Gobierno.

El Gobierno cubano sostiene que Estados Unidos "alienta" las salidas ilegales del país al conceder, mediante una privilegiada ley, condiciones preferenciales a los cubanos que llegan a las costas de Florida.