La Habana. El presidente cubano Raúl Castro destituyó a su ministro de la Construcción "por errores cometidos" y puso la cartera bajo la supervisión del veterano líder revolucionario Ramiro Valdés, según una nota oficial divulgada este jueves por la televisión estatal.

Valdés, uno de los comandantes históricos de la revolución de 1959 y que ocupó hasta ahora la cartera de Informática y las Comunicaciones, fue sustituido por el general de brigada Medardo Díaz Toledo.

"El Consejo de Estado, a propuesta de su presidente, acordó (...) liberar al compañero Fidel Figueroa de la Paz de su responsabilidad como ministro de la Construcción por errores cometidos en esta función", dijo la breve nota leída en el noticiero nocturno de la televisión estatal.

Figueroa de la Paz fue reemplazado en su cargo por René Mesa Villafaña, un ingeniero civil de 52 años que se desempeñaba como presidente del Instituto de Recursos Hidraúlicos, dijo la nota.

En junio pasado, Castro había reemplazado como ministro de la Agricultura a su cercano y veterano colaborador, Ulises Rosales del Toro, que desde entonces se encarga de "brindar atención integral" a varios ministerios importantes, incluyendo las esferas de la Agricultura, Azúcar y la Industria Alimentaria.

"Esta decisión facilitará al vicepresidente del Consejo de Ministros, comandante de la revolución Ramiro Valdés Menéndez, ahora liberado de sus responsabilidades como Ministro (...) la atención a los ministerios de la Construcción, la Industria Básica y el propio ministerio de Informática y las comunicaciones", agregó la nota.

Valdés fue reemplazado en el ministerio de Informática y las Comunicaciones por Díaz Toledo, un ingeniero de 48 años graduado en la Academia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Al frente del Instituto de Recursos Hidráulicos fue nombrada Inés María Chapman, una ingeniera de 44 años que tiene 22 años de experiencia en el sector, dijo la nota oficial.

La construcción es uno de los temas más candentes en Cuba, donde más de 40% de las viviendas están en mal estado, según cifras oficiales.

Cuba tiene un déficit de más de 500.000 viviendas, que se agravó en 2008 tras el azote de potentes huracanes que afectaron unas 600.000 casas más.

Los planes del Estado de construir unas 100.000 viviendas anuales a partir de 2005 se incumplieron, en parte, debido al robo de materiales, el desvío de recursos y la falta de mano de obra, según han informado en el pasado medios oficiales.

Estos cambios en el gabinete llegan en momentos en que el gobierno de Raúl Castro debate un grupo de medidas económicas que buscan modernizar el sistema socialista para hacerlo más eficiente, incluyendo el recorte de más de 500.000 empleos estatales y la expansión del trabajo privado.

Una hoja de ruta que debate la isla con vistas a modernizar su economía y que deberá ser aprobada por el congreso del gobernante Partido Comunista en abril próximo, incluye la posible flexibilización de la normas que impiden hasta ahora la compra y venta legal de inmuebles.

El gobierno cubano, que autorizó este año algunos negocios privados, incluyó el arriendo de viviendas y habitaciones con vistas a revertir el déficit de inmuebles.

En 2009, Castro emprendió la mayor reestructuración del gobierno en décadas, sustituyendo a una decena de ministros, así como al canciller Felipe Pérez Roque y al secretario del Consejo de Ministros Carlos Lage por jugar un "papel indigno".

En marzo pasado fue destituido el presidente del Instituto de Aeronáutica Civil, el general Rogelio Acevedo, uno de los históricos de la revolución que combatió en la guerrilla de Fidel Castro hace medio siglo para derrocar al dictador Fulgencio Batista.