La Habana. Cuba reclamó hoy nuevamente a Estados Unidos que no derogue su política de "pies secos-pies mojados" y la Ley de Ajuste cubano, las cuales propician la migración ilegal, confirmó el Gobierno cubano.

Representantes de los dos países se reunieron este jueves en La Habana en un ambiente "respetuoso", para abordar el tema de los cubanos que de manera ilegal se trasladan a Estados Unidos, confirmó la Cancillería de Cuba a través de un comunicado publicado en su portal.

Cuba y Estados Unidos retomaron este jueves en la capital de la isla conversaciones sobre temas migratorios, a un mes del comentado "apretón de manos" entre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro en Sudáfrica.

Según el reporte, en la reunión se analizó el estado de cumplimiento de los acuerdos migratorios bilaterales, incluyendo las medidas emprendidas por ambas naciones para enfrentar el traslado ilegal y el contrabando de migrantes. "La delegación cubana insistió en que estos fenómenos no podrán erradicarse, ni se podrá lograr un flujo migratorio legal, seguro y ordenado entre Cuba y Estados Unidos, mientras no se deroguen la política de pies secos-pies mojados y la Ley de Ajuste Cubano", señaló el comunicado.

Alentados por la Ley de Ajuste Cubano, miles de habitantes de la isla emigran cada año de forma no autorizada hacia Estados Unidos "en embarcaciones precarias, balsas y raros artilugios, como camiones preparados para flotar"; y muchos de ellos mueren en su intento.

Los cubanos que a pesar de las condiciones logran llegar a "tierra firme" son acogidos en Estados Unidos, pero si los guardacostas estadounidenses los encuentran dentro del mar, aunque ya estén junto a la costa, los devuelven a la isla debido a la política conocida como "pies secos-pies mojados".

En Estados Unidos viven 1,5 millones de personas de origen cubano, la mayoría en el estado de Florida (sureste).

De acuerdo con datos del Gobierno cubano, durante los primeros 10 meses de 2013 se registró un récord superior a los 250.000 viajes de cubanos al exterior, es decir 35 por ciento más que en 2012, debido a la reforma migratoria de Raúl Castro que terminó con medio siglo de restricciones para salir de la isla.

El 36% de los viajes tuvo como destino Estados Unidos, al tiempo que 40% de las personas que salieron retornó a Cuba.

Washington mantiene desde 1962 un embargo económico contra Cuba.