La Habana. Cada vez más estadounidenses visitan Cuba, considerado durante mucho tiempo enemigo de Washington, según cifras del gobierno cubano que podrían registrar en el 2011 el mayor incremento en años.

Unos 63.000 estadounidenses visitaron Cuba en el 2010 en comparación con los 52.500 que lo hicieron el año anterior y 41.900 que se reportaron en el 2008, dijo un informe de la estatal Oficina Nacional de Estadísticas en su sitio web (http://www.one.cu/aec2010/datos/15.3.xls).

Los estadounidenses tienen prohibido viajar a Cuba sin permiso de su gobierno, que aplica desde hace casi cinco décadas un embargo comercial de amplio alcance contra la isla.

La mayor cantidad de visitantes de Estados Unidos después de la revolución de 1959 fue registrada durante el gobierno del ex presidente Bill Clinton, cuando alcanzó un máximo de 70.000 turistas en un año. Luego de redujo a un promedio de 30.000 en la última etapa de la administración de George W. Bush.

Las estadísticas del 2010 no incluyen a los 350.000 cubano-estadounidenses que llegaron a la isla el año pasado, según estimados de agentes de viajes y diplomáticos de Estados Unidos.

La mayor cantidad de visitantes de Estados Unidos después de la revolución de 1959 fue registrada durante el gobierno del ex presidente Bill Clinton, cuando alcanzó un máximo de 70.000 turistas en un año. Luego de redujo a un promedio de 30.000 en la última etapa de la administración de George W. Bush.

Cuba incluye generalmente las llegadas de los visitantes cubano-estadounidenses en la categoría más amplia, conocida como "otros" y no figuran en las estadísticas del turismo.

El actual presidente Barack Obama dio luz verde en el 2009 para que los cubano-estadounidenses pudieran visitar su patria sin restricciones y flexibilizó las de los viajes a Cuba para los estadounidenses por razones profesionales, religiosas y humanitarias.

Las cifras conjuntas de viajeros de Estados Unidos y de los cubanos-estadounidenses convirtió a ese país en el segundo emisor de turistas hacia Cuba después de Canadá.

Antes de la revolución de 1959 que llevó a Fidel Castro al poder, Cuba era una plaza codiciada para los turistas estadounidenses que se enfocaban en el juego, con cientos de miles que visitaban la isla para pasar unas buenas vacaciones.

Sin embargo, desde la década de 1960 pocos estadounidenses han viajado a la isla debido a las prohibiciones impuestas mediante un embargo comercial contra el Gobierno comunista.

Flexibilización de restriciones. El incremento actual de visitantes de Estados Unidos es resultado de que las restricciones han aflojado y apuntan a alentar más los contactos "pueblo a pueblo" con la esperanza de ayudar a un cambio político en la isla situada a 145 kilómetros de las costas de Florida.

Además de permitir el flujo libre de cubano-estadounidenses a la isla, Obama autorizó el otorgamiento de licencias a más agencias de viajes y concedió permisos para que más aeropuertos puedan prestar sus servicios de viajes chárter entre los dos países.

Las agencias emisoras de viajes reportan mucha actividad, a pesar de los retrasos en la aplicación de las nuevas medidas y las proyecciones de más de 100.000 estadounidenses que no son de origen cubano que viajarán este año a la isla de Gobierno comunista.

"En el 2010, Marazul envió más de 3.500 personas a Cuba para viajes académicos, por razones profesionales, religiosas y humanitarias, así como de las artes y grupos deportivos", dijo Bob Guild, vicepresidente de Marazul Charters, con sede en Miami.

"Este año ya hemos enviado cerca de esta cifra y, si se comienzan a emitir en breve las licencias para el sector educativo por el Departamento del Tesoro, proyectamos más de 10.000 personas en el 2011 viajando por Marazul en las nuevas categorías jurídicas revisadas, sin incluir a las personas que visitan a sus familias", agregó.

Cuba reportó la llegada de 2,53 millones de turistas en el 2010, con Canadá como el principal emisor con casi 945.000 viajeros, seguido por Gran Bretaña con 174.000, e Italia con 112.000 vacacionistas.

Según cifras oficiales, la llegada de visitantes por turismo aumentó un 11,3% entre enero y mayo de este año, en comparación con el mismo período del 2010.