La Habana. Cuba está revisando su sistema de salud pública gratuito, criticando el exceso de personal y de gastos en un sector considerado uno de los símbolos del Gobierno comunista, dijo este jueves un comentarista estatal.

El Gobierno del presidente Raúl Castro, que reemplazó a su convaleciente hermano Fidel en 2008, ha emprendido una reforma del sistema sanitario, reorganizando el programa de atención primaria de salud o médico de la familia.

"Los médicos cubanos gozan ya de un enorme prestigio internacional, sin embargo, este sector es líder ya en otro aspecto que es en el gasto de recursos", dijo el comentarista económico Ariel Terrero en la televisión local.

La opinión de Terrero, quien tiene un espacio fijo en la televisión estatal, llega después de que el mandatario Raúl Castro arremetió en un discurso el 4 de abril contra las plantillas infladas y el pago de salarios sin resultados, anunciando que el exceso de plazas en el país sobrepasa el millón de personas.

La salud es uno de los sectores más poderosos en cuanto a recursos financieros. Su presupuesto asciende a unos 5.000 millones de pesos, equivalente a 10% de su Producto Interno Bruto (PIB), según Terrero.

"Esta cantidad de recursos está mal administrada. En mi opinión el sector de la salud es también un desastre desde el punto de vista de la administración de recursos", afirmó.

Terrero sostuvo que las reformas sanitarias emprendidas hasta ahora han fracasado debido a la desorganización en el sector primario de salud, falta de médicos y bajos salarios.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Cuba cuenta con uno de los más efectivos sistemas de salud en América Latina. La isla posee una elevada longevidad y el menor índice de mortalidad infantil materna de la región.

Pero los cubanos se han quejado en los últimos años de que el programa de los médicos de familia ha sufrido la falta de personal y muchos hospitales son reparados al mismo tiempo sin las condiciones debidas.

Cuba comenzó a enviar en el año 2000 miles de médicos a Venezuela y colabora con unos 75 países en desarrollo en el sector de la salud, según cifras oficiales.