La Habana. Cuba y China ampliarán el domingo la cooperación con la firma de nuevos acuerdos en presencia del vicepresidente Xi Jinping, en una clara señal que refuerza la presencia del país asiático en la región cuando la isla emprende un fuerte plan de reformas económicas.

El vicepresidente chino llegó el sábado en la noche para iniciar una visita de tres días a Cuba, siguiendo la gira que empezó en Italia y luego lo llevará la próxima semana a Uruguay y Chile, como parte de los planes de Pekín para impulsar las relaciones económicas con América Latina.

Xi se entrevistará el domingo con el presidente cubano, Raúl Castro, según la agenda informada por la cancillería, que no dio pistas sobre los nuevos convenios que pretenden suscribir ambos aliados comunistas.

"Mi presente visita tiene como propósito ampliar las coincidencias, incrementar la amistad y profundizar la cooperación en procura conjunta del desarrollo", dijo Xi a su arribo al aeropuerto de La Habana, donde fue recibido por el vicepresidente cubano Esteban Lazo.

China ha inyectado miles de millones de dólares en préstamos a Cuba en los últimos años, se ha convertido en su acreedor principal y segundo socio comercial después de Venezuela, su aliado económico número uno en el mundo.

La Habana importa productos para sectores como la energía, el transporte, la salud, la educación y la agricultura, mientras Pekín le compra níquel, azúcar, ron, medicinas y productos de biotecnología.

Castro, quien cumplió el viernes 80 años, podría actualizar al vicepresidente chino sobre las más de 300 reformas en marcha que buscan preservar el modelo socialista con un audaz recorte de más de un millón de empleos del Estado y la apertura del mercado inmobiliario, otorgando mayor autonomía a empresas estatales.

Las reformas parecen estar dirigidas a seguir los primeros pasos hacia cambios que ya dieron China y Vietnam, pero los líderes cubanos han insistido en que no se está copiando a nadie.

No obstante, Xi valoró las reformas. "El recién concluido VI Congreso del Partido Comunista de Cuba marcó el rumbo para el desarrollo del país", dijo a su llegada.

Según cifras oficiales, el intercambio comercial entre Cuba y China fue de 1.500 millones de dólares en el 2009, un descenso considerable frente al año anterior cuando alcanzó los 2.200 millones de dólares.

Sin embargo, Pekín reportó que durante la última década, el comercio binacional aumentó desde US$440 millones en el 2001 hasta US$1.830 millones en el 2010.

El Gobierno chino también habría concedido nuevos créditos a Cuba en los últimos meses y tiene interés en intensificar sus inversiones principalmente en el sector petrolero dentro de proyectos más amplios en varios países de América Latina, entre ellos Brasil, Uruguay y Chile.