La Habana. Los gobiernos de Cuba y EEUU proseguirán el proceso de mejoramiento de las relaciones bilaterales cuando el lunes sostengan un diálogo sobre migración y combate al narcotráfico, confirmaron ambas partes.

Las cancillerías de los dos países anunciaron por separado que delegaciones de los dos países se reunirán el lunes en el Departamento de Estado, en Washington, para mantener sus conversaciones bianuales sobre migración; y el martes celebrar la segunda ronda del diálogo sobre el combate al narcotráfico.

Las delegaciones estarán encabezada por la directora general para EEUU en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal, y la estadounidense por el subsecretario adjunto del Departamento de Estado para Suramérica y Cuba, Alex Lee.

El encuentro estaba previsto originalmente para julio pero fue pospuesto ante la reapertura ese mes de las respectivas embajadas, fruto del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

En la reunión se abordará la implementación de los acuerdos bilaterales que regulen la migración de cubanos hacia Estados Unidos, adoptados en 1994 y ampliados al año siguiente, mediante los cuales los dos estados se comprometieron a mantener un flujo seguro, legal y ordenado y a reunirse cada seis meses para revisar la implementación de esos pactos.

Al día siguiente, el martes, funcionarios del Departamento de Estado, la Agencia Antidrogas (DEA), la policía fronteriza y aduanera y la Guardia Costera analizarán con autoridades cubanas estrategias para incrementar la cooperación bilateral en la lucha contra el narcotráfico.

La reunión se centrará en conversar sobre formas de detener el flujo ilegal de narcóticos desde y hacia Cuba y EEUU y explorar formas en que los dos países puedan cooperar en este asunto.

El gobierno cubano espera alcanzar a corto plazo un acuerdo con EEUU sobre el combate al narcotráfico, aunque también se negocian convenios para establecer vuelos comerciales regulares entre los dos países y para reanudar el correo postal directo.

En la semana que concluye, EEUU y Cuba acordaron adoptar mecanismos de cooperación en materia de protección ambiental, con énfasis en los sistemas costeros, reducción de riesgos y atención a las causas y efectos del cambio climático.

Ambos gobiernos firmaron el martes último en Washington una declaración conjunta de cinco puntos en que expresan su intención de fortalecer la cooperación bilateral en protección ambiental, un área de beneficio común para los dos países vecinos.

Este es el segundo instrumento bilateral firmado entre Washington y La Habana y dedicados a temas ambientales, luego de que el pasado día 18 suscribieran un memorando de entendimiento en La Habana dedicado a áreas marinas protegidas.

El documento prevé el intercambio de información, incluyendo datos  científicos, resultados de investigaciones e información tecnológica sobre protección ambiental y manejo sostenible de recursos marinos naturales.

Para ello, EEUU y Cuba se proponen facilitar el movimiento de funcionarios, equipos y materiales necesarios, además de ampliar la cooperación ya existente entre organismos gubernamentales y programar la incorporación de otras instancias a los  programas de intercambio.

La declaración fue firmada por el embajador de Cuba en Washington, José Ramón Cabañas, y por el subsecretario adjunto para Océanos y Pesca del Departamento de Estado, David Bolton