La Habana. Cuba, uno de los pocos países que no tiene un acuerdo político con la Unión Europea (UE), sostendrá a partir de mañana 15 de junio en Bruselas, Bélgica, una cuarta ronda de conversaciones para buscar normalizar sus relaciones bilaterales.

Diplomáticos de la isla y de la UE volverán a sentarse en la mesa de negociaciones para continuar el diálogo que sostienen desde hace un año y medio, con miras a sacar del estancamiento los vínculos entre ambas partes, y firmar un acuerdo de diálogo político y cooperación.

El estancamiento fue provocado por la llamada "Posición común", un documento adoptado por la UE en 1996 que condicionó las relaciones con Cuba a la promoción de la democracia y al respeto de los derechos humanos.

Esta política fue aprobada a instancias del entonces presidente del gobierno español, José María Aznar (1996-2004).

Cuba es el único país de América Latina con el que el bloque europeo no tiene suscrito ningún acuerdo bilateral.

Lo anterior, a pesar de que en los últimos años más de la mitad de los 28 Estados miembros de la UE han firmado con la isla pactos bilaterales de cooperación y memorandos de entendimientos para intercambios políticos.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Abelardo Moreno, quien lleva las negociaciones con la UE, dijo esta semana en Bruselas que esperaba que durante la cuarta ronda pueda concluirse el capítulo relacionado con la cooperación.

Según Moreno, después de eso las dos partes podrán "entrar en una negociación más profunda de temas vinculados con el comercio y diálogo político".

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, aseguró el pasado 10 de junio que el bloque comunitario está determinado a concluir la negociación de su primer acuerdo bilateral con Cuba.

"Estamos comprometidos con concluir nuestras negociaciones de un acuerdo de diálogo político y cooperación", dijo Tusk al intervenir en la inauguración en Bruselas de la Cumbre entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la UE.

La Alta Representante para la Política Exterior y de Seguridad de la UE y vicepresidenta de la Comisión Europea, Federica Mogherini, se reunió en la capital belga en ocasión de la Cumbre con el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz Canel.

La portavoz de Mogherini, Cathreine Ray, calificó el encuentro  a través de un texto enviado por la red social Twitter como "una buena reunión".

En marzo pasado, Mogherini estuvo un par de días en Cuba, donde dijo encontró "un terreno muy bueno para una cooperación más profunda".

"Sentí que mis interlocutores también se sintieron satisfechos, y si mi propósito fue venir aquí para fortalecer las relaciones bilaterales entre la Unión Europea y Cuba, pues así lo logramos", indicó entonces.

La funcionaria de la UE sostuvo en La Habana una reunión de dos horas con el presidente cubano Raúl Castro, en la que intercambiaron puntos de vista sobre los vínculos entre las partes "en un ambiente cordial", de acuerdo con un comunicado del gobierno.

Según el texto, ambos "coincidieron en el interés de desarrollar relaciones de respeto mutuo, basadas en los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas".

La representante europea confirmó durante su visita un fondo de 50 millones de euros (unos 56,32 millones de dólares) otorgado por el bloque para planes vinculados al desarrollo de la agricultura sostenible y alimentos, entre otros objetivos económicos.

El viaje de la funcionaria, quien fue ministra de Relaciones Exteriores de Italia, representó la primera visita del más alto representante diplomático de la UE a la isla.

Cuba accedió al Instrumento de Cooperación al Desarrollo de la Comisión Europea desde el año pasado, por medio del cual se ha beneficiado con recursos de programas temáticos y regionales.

La isla fue incluida, además, como país beneficiario de los fondos geográficos del Instrumento de Cooperación al Desarrollo para el período 2014-2020.

La UE en conjunto es el segundo socio comercial de Cuba, detrás de Venezuela, con un intercambio de 3.600 millones de dólares en 2013.

El bloque continental es también un importante inversionista en la isla, sobre todo en la rama turística.