Panamá. La campaña para las elecciones del próximo domingo en Panamá culminó este jueves con el cierre del partido oficialista y las nuevas denuncias de guerra sucia que se han lanzado los candidatos considerados con mayor opción de ganar.

Siete candidatos se disputarán el solio presidencial en el país centroamericano, pero solo tres aparecen con opciones y en un aparente triple empate en las últimas semanas, por lo que hasta el último minuto están visitando comunidades en la capital y el interior del país las respectivas campañas.

El asueto por el Día del Trabajo no impidió que los candidatos aprovecharan para buscar convencer con sus ofertas de un mejor Panamá si les dan el voto.

Empezando el 2 de mayo se impone el silencio electoral para permitir que los casi 2,5 millones de panameños reflexionen sobre el voto que emitirán dentro de unas 72 horas para renovar el presidente, los diputados, alcaldes y autoridades locales tras la mas dura y reñida campaña de los últimos 20 años.

No obstante, también tuvieron tiempo para lanzarse las últimas acusaciones, como ha sido la tónica en esta campaña, comenzando por el Partido Arnulfista (PPa), cuyo candidato es el opositor y vicepresidente del país, Juan Carlos Varela, cuyo equipo denunció al del gobernante Cambio Democrático (CD) de seguir enlodándolo.

Además del silencio electoral y la prohibición de propaganda política y del gobierno, se impone la ley seca desde el mediodía del sábado hasta el lunes a la misma hora y la prohibición de portar armas el domingo, entre otras restricciones para garantizar la pureza del sufragio.

Según ese partido, en la madrugada están llamado a las casas de los panameños a nombre de la campaña de Varela para hablar en contra de su misma agrupación.

El dirigente arnulfista Ramón Fonseca señaló en una rueda de prensa al ministro de Turismo, Salomón Shamah, al secretario de Comunicación del Estado, Luis Eduardo Camacho y al presidente del parlamento y aspirante a la reelección como diputado, Sergio Gálvez, junto con el candidato oficialista, José Domingo Arias, como responsables de la campaña sucia "por desesperación".

Arias, abanderado de la alianza oficialista de los partidos Cambio Democrático (CD) y Movimiento Liberal Republicano Nacionalista (Molirena) cerró esta noche con un concierto con artistas internacionales en un parque de la Cinta Costera III, a escasos metros de la sede de la Presidencia panameña.

El candidato proclamó ser "la continuidad" de las obras de su mentor, Ricardo Martinelli, pero que lo hará "con independencia, fiel al partido y a los intereses del pueblo" porque "vengo a hacer más y mejor".

Añadió durante su discurso, que su gobierno hará más y mejor y corregirá "lo que esta mal" y, tras enumerar sus promesas de obras de infraestructura y sociales, apuntó que las cumplirá "fielmente" para consolidar el desarrollo del país.

El mandatario, que también habló en el cierre del CD, enumeró sus obras y pidió el voto para su partido y que lo recuerden "por lo bueno que hice".

Martinelli, quien durante la campaña ha sido criticado por hacer política en actos oficiales a favor de Arias, según la oposición violentando la Constitución panameña, aseguró que a partir del 1 de julio se irá a la vida privada porque "no soy un político profesional".

La campaña de Arias sufrió un golpe de parte de un empleado de un centro de llamadas del CD que denunció en los medios locales que desde allí se lanzan los ataques contra los opositores y personas que no están de acuerdo con el actual gobierno y además que cobraba en un ministerio, lo que ha crispado el ambiente.

Camacho, dijo hoy en la televisión local que se debe "investigar" si es verdad lo que dice el denunciante, tras admitir que CD opera centros de llamadas.

El candidato opositor Juan Carlos Navarro, del Partido Revolucionario Democrático (PRD), realiza este jueves una gira por comunidades del interior del país para alentar a sus seguidores, luego que el pasado fin de semana cerró en la capital al igual que Varela.

Mientras que el aspirante presidencial del izquierdista Frente Amplio por la Democracia (FAD) y dirigente obrero, Genaro López, que también cerró su campaña el domingo pasado, marchó hoy con los trabajadores en la capital por el Día del Trabajo para darse su último baño de multitudes y aseguró que "daremos la sorpresa".

Los independientes Juan Jované, Gerardo Barroso y Esteban Rodríguez han concluido sus campañas discretamente por no contar con fondos para financiar mítines.

Además del silencio electoral y la prohibición de propaganda política y del gobierno, se impone la ley seca desde el mediodía del sábado hasta el lunes a la misma hora y la prohibición de portar armas el domingo, entre otras restricciones para garantizar la pureza del sufragio.

Casi 2,5 millones de panameños están habilitados para votar el próximo 4 de mayo para elegir al presidente y vicepresidente para el periodo 2014-2019, 71 diputados de la Asamblea Nacional, 20 al Parlamento Centroamericano (Parlacen), 77 alcaldes, 648 representantes de corregimiento y a siete concejales.