La XIII Cumbre de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de las Américas (ALBA) concluyó este domingo (14.12.2014) con una extensa declaración de 43 puntos, entre los que se incluyen expresiones de apoyo y solidaridad a Venezuela y Cuba frente a los “intentos desestabilizadores” de Estados Unidos. Asimismo, dos nuevos países se sumaron a la alianza: San Cristóbal y Nieves y Granada.

El documento fue leído por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y en él se señala que los once países miembros de la ALBA condenan “enérgicamente” la aprobación por el Congreso de Estados Unidos de sanciones contra Venezuela, acción que calificaron como “una agresión a su soberanía”. “Los países de la ALBA no permitirán la utilización de las viejas políticas ya aplicadas en la región dirigidas a propiciar el cambio de régimen político, como ha ocurrido en otras naciones del mundo”, señala el texto.

La cita, realizada en La Habana, también remarcó la intención del bloque bolivariano de ver a Cuba en la próxima Cumbre de las Américas, a la que tiene el “derecho soberano” de asistir sin condicionamiento alguno”. También exigieron el “fin inmediato del bloque económico”, el cese de acciones subversivas “ilegales y encubiertas” y el fin de la “absurda inclusión de Cuba en la espuria y arbitraria lista de países que patrocinan el terrorismo”.

Mejor coordinación. La reunión sirvió también para conmemorar el décimo aniversario de la creación del bloque. Los asistentes aprovecharon la oportunidad para homenajear a sus fundadores, el líder cubano Fidel Castro y el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez. A Cuba y Venezuela luego se unieron Antigua y Barbuda, Bolivia, Dominica, Ecuador, Nicaragua, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas.

En su intervención en el pleno, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió a los países miembros de la ALBA priorizar el desarrollo económico y mejorar la integración entre ellos. “Cada quien anda por su camino en la construcción de lo económico y cada uno por su lado está condenado al fracaso”, criticó. Asimismo, defendió los logros sociales de ALBA, aunque reconoció que se pudo “haber avanzado más”.