La ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, presentó este viernes el balance de los gastos de la VI Cumbre de las Américas.

Explicó rubro por rubro cómo se invirtieron los $62 mil millones de pesos (US$32M). "Le hemos mostrado al país que supimos utilizar los recursos para mejorar la imagen del país a nivel internacional como no lo había hecho ningún evento en los últimos 10 años", aseguró.

La canciller señaló que el país le habría tenido que invertir, cuatro o cinco veces, el valor de lo invertido en la Cumbre para lograr la buena imagen y la gran exposición positiva que logró Colombia en medios del mundo.

Según ella, resultaron altamente beneficiados la ciudad de Cartagena, que recibió más de 10 mil millones de pesos por servicios turísticos y hoteleros de los casi 9 mil visitantes y el propio Estado que por conceptos de impuestos recaudó 10 mil millones de pesos.

La canciller además indicó que industrias de otras ciudades se beneficiaron con la Cumbre. "Cuando miremos todo lo que se uso para la Cumbre debemos pensar que no todo estaba disponible en Cartagena y fue necesario producirlo y traerlo de otras ciudades del país. Eso significó empleos directos e indirectos en muchas industrias de muchos lugares y por supuesto el transporte hasta Cartagena. Eso significa mover la economía del país en muchos renglones y eso no hubiera sido posible sin la Cumbre", aseguró la ministra.

Pero no solo la industria colombiana, a través de la Cumbre mejoró la imagen del país, de acuerdo con la canciller. También lo hicieron los más de mil artistas de todo el país que participaron en los 20 diferentes actos culturales y sociales que se programaron en desarrollo de la Cumbre. "Cuando miremos el monto de lo invertido en la cultura pensemos que a los centenares de artistas hubo que traerlos desde otras ciudades, pagar sus pasajes y su estadía para que pudieran mostrarle al mundo la riqueza cultural que nos distingue", precisó.

Un capítulo especial de la presentación de la cuentas dedicó la ministra para explicar la trascendencia que tuvo la inversión en la organización del Foro de Actores Sociales tanto en la Cumbre como en los meses previos. "Colombia no ahorró esfuerzos para hacer que centenares de representantes de la sociedad civil pudieran reunirse en el foro de actores sociales para debatir y reflexionar sobre los temas cruciales para el hemisferio dentro de la mayor organización, comodidad y con la difusión mediática que sectores tan importantes de nuestra sociedad requieren".