Aunque el tema de la I Cumbre CELAC-UE, que mantiene al mundo con los ojos puestos en Chile, es "Inversiones de calidad social y ambiental", a ojos de la sociedad civil las decisiones reales están lejos de ese eslogan.

El amplio grupo reunido en la Cumbre de los Pueblos considera que para las personas, las inversiones no son sólo números y cifras que se trasladan de un terminal computacional a otro, más o menos libremente, sin importar la región, el país, el lugar y hasta la localidad donde se producen.

Martín Pascual, vocero de las organizaciones que se congregan en esta cita paralela y director de la Asociación Chilena de Organismos No Gubernamentales, explica que entre una cifra de inversión y otra, se mueve al mismo tiempo, cuando no son sólo financieras, a miles de personas, de vidas, de territorios, de formas de vida, culturas y recursos naturales. Esta cumbre alternativa quiere visibilizar estos negocios y demandar la inclusión de la ciudadanía y de los propios territorios afectados en estos acuerdos entre países, en su análisis y en la implementación de las políticas que los propician.

La Cumbre de los Pueblos parte con una marcha este viernes a partir de las 18.00 horas, desde la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, lugar donde se realizan las actividades autogestionadas, hasta la Plaza de Armas donde habrá un acto de inauguración. Las mesas y foros de debate se prolongarán durante el sábado y el domingo y son abiertas a todas las personas. Martín Pascual, explica a Nación.cl los alcances de esta iniciativa que también incluye la participación de delegaciones internacionales.

- ¿De qué se trata la Cumbre de los Pueblos?
- Es una de las cumbres alternativas que se realizan de manera paralela a las cumbres de jefes de Estado o multilaterales. La primera fue en la ciudad norteamericana de Seatle en 1998, en contraposición a la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) celebrada allí, luego le sucedieron los Foros Sociales Mundiales, realizados en paralelo al Foro Económico Mundial de Davos. Por lo tanto, nos proponemos poner al lado de la I Cumbre CELAC-UE una cumbre de los movimientos sociales de Europa, América Latina y Caribe.

Si la oficial tiene el objetivo central de promover las inversiones, su calidad y que sean ambientalmente sustentables, nosotros decimos que en esas cumbres también deben estar, primero, la voz de los pueblos en torno al tema central de las inversiones. En Chile hay varios conflictos instalados y varios temas puestos por las propias comunidades y organizaciones sociales.

América Latina tiene grandes conflictos con las inversiones, con los pueblos originarios. Las inversiones llegan y, aunque hemos suscrito el Convenio 179, no le preguntan nada a nadie. Freirina, Hidroaysén, entre otras, son un ejemplo de esta actitud. Las inversiones deben incorporar el factor humano y la sociedad civil, la decisión de los territorios. Las inversiones no pueden cambiar el destino de un territorio porque se va a instalar una minería o una gran central. Debe ser discutido. Nadie dice que no se hagan inversiones o no se exploten minerales, pero deben hacerse a una escala que no signifique arrasar con la actividad propia del territorio.

Además creemos que no se puede obviar lo que está ocurriendo hoy con la crisis en Europa donde están siendo arrasadas las conquistas sociales de muchos años, arrasado el estado de bienestar y se están privatizando los bienes comunes. Sin embargo, hay gobiernos que tratan de impedir las condiciones que impone el Fondo Monetario Internacional (FMI) que sólo considera una concepción del modelo para hacer las cosas.

Queremos decir que la relación entre los dos continentes no puede ser sólo sobre la base de puros acuerdos comerciales o foros de inversiones. Deben tomar en cuenta lo que están demandando los pueblos y tienen que contemplar resoluciones y actividades destinadas a satisfacer la demanda popular.

-¿Por qué oponerse?
-No es oponerse. La propuesta frente a la cumbre es que cuando presidentes y empresarios hablen de inversiones, deben considerar otros factores como las propuestas que tiene el movimiento social. En todos los espacios demandamos transparencia y participación.

En la cumbre oficial hay una instancia donde se entregan los acuerdos de los foros previos. En la Cumbre Iberoamerica se produjo y en esta se pidió un espacio y lo cedieron, sin embargo, sólo se trata de la entrega de un documento que no tienen cauce institucional y no sabemos dónde terminan, sólo que se entregan. La Cumbre de los Pueblos busca crear un hecho político, interpelar a los líderes mundiales sobre los temas que le importan y afectan a las personas.

- ¿Cómo se plantean la interpelación a la Cumbre CELAC-UE cuando hay gobiernos como el cubano que tradicionalmente se muestra simpatizante y apoya los movimientos sociales, sin embargo, además en esta ocasión asumirá la secretaría pro tempore de manos del Presidente Piñera?
- Se trata de una cumbre alternativa, paralela, no necesariamente una contra cumbre. Para nosotros no son lo mismo todos los gobiernos que participan y sus respuestas a las crisis o a los problemas de desarrollo que cada uno plantea. No es lo mismo la Unión Europea que la CELAC. No es lo mismo Angela Merkel o Mariano Rajoy con sus medidas de restricción fiscal y disminución de conquistas sociales, que los gobiernos que están planteando independencia del Fondo Monetario Mundial, que han nacionalizado multinacionales, como el caso argentino o Bolivia.

En ese contexto, evidentemente hay gente que simpatiza con Cuba, con los países del ALBA. En la misma Cumbre de los Pueblos hay actividades que ensalzan lo que el ALBA propone, pero también hay críticos, hay de todo. Hay gente de la CELAC que es crítica al rol de Bolivia y otros creen que hay que destacarlo. Ese no es el punto, el punto es cómo instalamos una posición desde los movimientos sociales que interpele no sólo a los estados más amistosos y los menos amistosos.

- ¿Qué temas aborda la Cumbre de los Pueblos y cómo llegan acuerdo?
- Hay un espacio de actividades autogestionadas que se desarrollarán desde el viernes y hasta el mediodía del sábado, durante la tarde y el domingo, se trabajará en las mesas de convergencia, que son sobre 4 ejes (Democracia, participación y soberanía - Derechos humanos y laborales - Buen Vivir y derechos de la Madre Tierra - Integración y solidaridad de los pueblos), sobre los cuales se reúnen las organizaciones y los temas que se han debatido y se empiezan a crear síntesis en torno a ellos.

Son más de 200 delegados internacionales que vienen desde Europa y América Latina. También se sumarán los asistentes al Foro Parlamentario de CELAC-UE, además hay muchas redes y plataformas internacionales que se reúnen en el marco de la Cumbre de los Pueblos.

Más información sobre la Cumbre de los Pueblos en: www.cumbrechile2013.org