La cumbre antidrogas de la Organización de Estados americanos (OEA), que se realiza en Trujillo, busca el consenso regional en materia de lucha contra este flagelo, destacó hoy el presidente de la Comisión Nacional Para el Desarrollo y Vida Sin Drogas (Devida), Alberto Otárola.

Al inaugurar el 58° Periodo Ordinario de Sesiones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas de la Organización de Estados americanos (CICAD-OEA), expresó la intención peruana de retomar los principios universales en el combate a esta problemática en sus distintos frentes

“El principio de responsabilidad compartida une a nuestras políticas públicas en estos esfuerzos y buscamos retomar la visión de cooperación internacional, sobre todo, la cooperación sur-sur, que es muy importante para el Gobierno del Perú”, comentó Otárola Peñaranda.

Agregó que a Devida le interesa también destacar el modelo peruano de desarrollo alternativo integral y sostenible, así como la necesidad de retomar las perspectivas comunes sobre este tema y estar “muy alertas” a los nuevos mercados de destino de estupefacientes.

“Hay mercados emergentes, para el caso de las drogas sintéticas, además de aquellos mercados estables para las otras drogas ilegales, y los mercados decrecientes, conforme se están enfocando los temas de drogas en el contexto internacional”, subrayó el titular de Devida.

Desde el hotel Costa del Sol, en Trujillo, donde se reúnen autoridades y delegados de diversos países del continente, resaltó también que este evento reviste suma importancia para el país y las Américas porque permitirá compartir una visión de conjunto sobre el problema de las drogas.

Igualmente, dijo, servirá como una “dinámica de aproximaciones sucesivas” hacia la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGASS) a celebrase en abril de 2016 en Nueva York, Estados Unidos, y las coordinaciones de los respectivos ejes temáticos.

Añadió que esta cita representa los esfuerzos del organismo hemisférico y de sus estados miembros por colocar en la agenda pública estos asuntos de alta importancia.

Dicho encuentro internacional cuenta con la participación, en esta ocasión, de 26 delegaciones que reúnen a más de 100 participantes, quienes abordarán durante tres días la problemática de las drogas en el continente.

El Perú fue elegido como escenario de este importante evento en el marco de un reconocimiento a las políticas públicas y a los esfuerzos que viene realizando el país en materia de lucha contra el narcotráfico y el consumo de drogas ilícitas, mediante diversas acciones.

La Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD-OEA) es el foro político del hemisferio occidental para tratar con el problema de las drogas y apoya los esfuerzos colectivos de sus Estados miembros para reducir la producción, tráfico y consumo de drogas ilegales.

Esta comisión fue establecida por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1986.