Alrededor de 1.800 militares y 2.200 policías serán destinados a la cobertura de la Cumbre Iberoamericana, en Asunción, Paraguay, que congregará a mandatarios y cancilleres de 18 países de América y Europa a partir de este viernes.

Del total de efectivos castrenses, 1.300 corresponden al Comando Operacional de Seguridad, que resguardarán a las autoridades, mientras otros estarán apostados en puestos a ser instalados camino a la Conmebol y el Banco Central del Paraguay, explicó a ABC Digital el coronel Luis González, vocero de las Fuerzas Armadas.

Igualmente habrá agentes que patrullarán los alrededores de las sedes de reuniones oficiales, con lo cual sumarán 1.800 los militares desplegados para la cumbre internacional, agregó.

La Policía Nacional por su parte dispondrá de 2.200 uniformados para distribuirlos en puntos estratégicos, según anunció el ministro del Interior, Carlos Filizzola.

Los efectivos de seguridad deberán custodiar a los presidentes, vicepresidentes, reyes y cancilleres de 18 países de Latinoamérica y Europa.

Como parte de las medidas de seguridad, el gobierno de Rafael Lugo anunció el cierre de las calles en las inmediaciones del BCP y la Conmebol.

El evento se iniciará este viernes con la inauguración de la cumbre, que se realizará en la sede central de la banca matriz.

Este sábado, los mandatarios se trasladarán a la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol, donde tendrá lugar la asamblea.