Mar del Plata.  La Cumbre Iberoamericana concluyó este sábado con la filtración del  escándalo de Wikileaks en que los representantes de Cuba, Bolivia y Venezuela cuestionaron a Estados Unidos a raíz de la publicación de cables diplomáticos.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, manifestó que "las últimas y escandalosas revelaciones a través de Wikileaks desnudan la diplomacia imperial, donde se confunde la diplomacia con operaciones y con la burda intervención en los asuntos internos" de otros países, sostuvo de acuerdo a Clarín.

Tras la Cumbre Iberoamericana, cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) podrían mantener un encuentro para tratar el reemplazo de Néstor Kirchner en la presidencia del organismo.

El canciller venezolano, Nicolás Maduro, se refirió a las filtraciones diciendo que se trata de "una intriga permanente para socavar" las relaciones entre los países latinoamericanos,mientras el vicepresidente boliviano,  Alvaro García Linera, minimizó la repercusión de los cables secretos que señalaron que el gobierno argentino podía incidir en la administración boliviana por pedido de los Estados Unidos.

Educación y economía de Europa. Mandatarios de América Latina, España y Portugal iniciaron este sábado en la ciudad argentina de Mar del Plata un encuentro para discutir sobre educación, aunque el debate sobre la crisis de la economía europea ocupa un lugar destacado en la reunión.

La cumbre anual de Iberoamérica, a la que no asiste el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para tratar medidas de ajuste económico en su país, se produce en momentos de fuerte contraste en ese espacio, con las economías europeas enfrentando turbulencias y la mayoría de las de América Latina en fuerte expansión, un escenario impensable años atrás.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en uno de sus últimos compromisos internacionales antes de entregar el poder a su sucesora electa el 1 de enero de 2011, criticó a los "analistas europeos que sabían todo cuando la crisis era en América Latina y que no saben nada cuando la crisis se dio en los países ricos".

Lula fue calurosamente saludado por casi todos sus colegas asistentes a la cumbre, que le manifestaron admiración y respeto. El ex obrero metalúrgico dijo que tras dejar el gobierno tendría más tiempo para viajar y trabajar por América Latina.

Durante la reunión, los jefes de Estado y de Gobierno debatían también sobre la defensa de la democracia en la región, el combate al crimen organizado y el cambio climático, y se disponían a aprobar una cláusula para que los países que sufren una interrupción en su sistema democrático sean automáticamente expulsados del espacio iberoamericano.

"La democracia es el único ámbito que genera la libertad para cualquier proceso educativo", dijo la mandataria argentina y anfitriona de la cumbre, Cristina Fernández.

Lema y ausencias. La cumbre, a la que tampoco asistieron los mandatarios de Cuba, Venezuela y Bolivia, Raúl Castro, Hugo Chávez y Evo Morales, tiene el lema "Educación para la Inclusión Social", y propondrá metas educativas para el 2021 como un instrumento para la luchar contra la pobreza en la región.

"Las circunstancias actuales le dan una importancia mayor a la educación de las nuevas generaciones. Tenemos que prepararnos para enfrentar los desafíos de estos nuevos tiempos, con una intensificación de los mecanismos de competencia a escala global", dijo el presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva.

En tanto, el primer ministro de Portugal, José Sócrates, mantuvo en la mañana del sábado un encuentro con Lula, un día después de que el mandatario brasileño señalara que su país haría un esfuerzo por ayudar a la nación europea a salir de la crisis de deuda que vive, sin dar más detalles.

Homenaje.  Antes de iniciarse el primer plenario de la cumbre, oficialmente inaugurada en la noche de este viernes con una cena, los mandatarios rindieron homenaje al fallecido ex presidente de Argentina Néstor Kirchner, esposo de Fernández.

En la reunión, además, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, criticó a Estados Unidos por las filtraciones de cables diplomáticos a través del sitio WikiLeaks, que dijo desnudaron "la diplomacia imperial, llenos de arrogancia", así como "desdén por derecho internacional, cinismo e hipocresía".

Tras la Cumbre Iberoamericana, cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) podrían mantener un encuentro para tratar el reemplazo de Kirchner, que hasta el día de su muerte, el 27 de octubre de este año, ocupaba el cargo de secretario general del grupo regional.

Chispazos entre Costa Rica y Nicaragua.  En la reunión se produjeron chispazos verbales entre Nicaragua y Costa Rica, que en noviembre demandó a su vecino ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para resolver un conflicto por un río fronterizo.

El gobierno costarricense ha denunciado incursiones en su territorio por parte de soldados de Nicaragua después de que este país inició operaciones de dragado del río San Juan. A su vez, Nicaragua se quejó porque su vecino, que no tiene Ejército, envió decenas de policías a la frontera.

En la cumbre, países iberoamericanos ofrecieron a Costa Rica y Nicaragua oficios para facilitar un diálogo bilateral.

Además, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, pidió el pleno regreso de Honduras a los foros hemisféricos, de los que el país centroamericano fue excluido tras el golpe de estado que en el 2009 sacó del poder al mandatario izquierdista Manuel Zelaya, a lo que no tuvo respuesta inmediata.

"Pensemos la posibilidad que en los próximos foros y en las próximas reuniones de la OEA se reincorpore la República de Honduras", dijo Martinelli.

* Con información de Reuters.