El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, autorizó a la Procuraduría de la República transferir al gobierno de Cuba las propiedades que sean necesarias para alojar a los funcionarios y delegaciones cubanas que trabajan en ese país, señala un acuerdo publicado en La Gaceta, diario oficial.

"Se autoriza al Procurador General de la República para que comparezca conjuntamente con el representante legal del Gobierno de Cuba, ante la Notaría del Estado, para suscribir escrituras públicas de enajenación a favor del gobierno de Cuba sobre aquellos bienes inmuebles que deban ser utilizados" para su trabajo en Nicaragua, indica el acuerdo, divulgado por el diario La Prensa.

Los traspasos refieren a "todas aquellas" propiedades que los cubanos necesiten usar en Nicaragua "para finalidades de la misión diplomática, sedes consulares y de alojamiento para sus funcionarios, delegaciones y connacionales", detalla la disposición presidencial número 186-2010.

El acuerdo no precisa si las propiedades que Cuba adquirirá en Nicaragua para sus delegaciones serán vendidas, alquiladas o donadas por la Procuraduría, en representación del Estado nicaragüense.

Por otra parte, trascendió que la intención del presidente Ortega de buscar la reelección en 2011 no cuenta con la aceptación de la población, según una encuesta divulgada en la prensa local.

El 46% de la población considera que "no existe ninguna posibilidad de votar" por Ortega en los comicios de 2011, contra 28% que dijo que existían "muchas" posibilidades, según el sondeo realizado por la firma costarricense Cid-Gallup entre el 30 de enero y el 4 de febrero.