Montevideo. Un comité de las Naciones Unidas debatirá esta semana en Montevideo cómo puede América Latina contribuir a una solución del conflicto israelo-palestino, pocas semanas después de que varios países de la región, encabezados por Brasil, reconocieran al Estado palestino.

Convocado por el comité para el ejercicio de los derechos inalienables del pueblo plaestino, creado por la ONU en 1975, la "Reunión de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe en apoyo a la paz israelo-palestina" se desarrollará desde este martes al jueves en la capital uruguaya.

"Los gobiernos de América Latina están mostrando un increíble liderazgo por medio de sus gestiones diplomáticas, y en nuestra reunión vamos a estudiar cómo pueden seguir haciendo esas contribuciones", explicó el embajador Abdou Salam Diallo, presidente del Comité, en una declaración difundida por la ONU previo al encuentro.

Desde el 3 de diciembre, Brasil primero, y luego Argentina, Bolivia, Ecuador, Chile, Perú y Uruguay reconocieron el Estado palestino.

El reconocimiento de Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador especifica que es dentro de las fronteras de 1967, antes de la guerra de los Seis Días y la ocupación israelí de la franja de Gaza y Cisjordania, mientras que Chile, Perú y Uruguay no incluyeron precisiones sobre las fronteras.

En la región, Venezuela, Cuba, Nicaragua y Costa Rica ya habían reconocido al Estado palestino.

"Cuando Brasil reconoció recientemente al Estado de Palestina, dentro de sus fronteras de 1967, hubo la impresión de que se había creado así un efecto dominó en América del Sur", dijo Salam Diallo.

"Antes de que nos diéramos cuenta, casi todos los países de América del Sur, incluyendo Uruguay, se habían unido para reconocer a Palestina, sumándose a más de 100 naciones de Asia y África en una muestra de solidaridad", añadió.

Esta "poderosa ola de reconocimientos" "recordó al mundo que todavía hay asuntos pendientes en el Medio Oriente y que un Estado palestino estaba todavía por nacer", dijo Diallo, considerando que la región ha impartido "un crítico impulso que bien puede acelerar el logro de una solución biestatal".

Del encuentro participarán representantes de sindicatos, instituciones académicas y parlamentarios de la región, además de miembros de comunidades palestinas y judías, en un intento por incluir a la sociedad civil en los esfuerzos para promover la paz israelo-palestina, explicó.

"Hay más personas de origen palestino en Chile que en el Líbano o Egipto. Además, la población judía de Buenos Aires es más grande que la de la ciudad israelí de Beersheba. Con todo, a diferencia de Israel y Palestina, los judíos y palestinos en América Latina no están separados por un muro de hormigón. No se atacan entre sí ni se temen el uno al otro. A ese respecto, creo que América Latina puede enseñarnos algunas lecciones", enfatizó.

Diallo admitió que "la tarea no será fácil", pero enfatizó que la región "debe hacer todo lo posible para ayudar a israelíes y palestinos a incorporarse a la comunidad internacional en calidad de vecinos amistosos y aliados en la paz".

El Comité de la ONU sostiene que Israel y Palestina merecen vivir uno al lado del otro, compartiendo un futuro de paz, seguridad y estabilidad, para lo cual es necesario poner fin a la ocupación israelí de territorios palestinos.

El último encuentro de este tipo tuvo lugar en 2008 en Santiago de Chile.