Washington. Con beneplácito se recibió en el mundo el anuncio del gobierno de Cuba de que liberará a 52 presos políticos.

Frente a la noticia, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, afirmó que "nos sentimos animados por el aparente acuerdo entre la Iglesia Católica Romana y las autoridades en Cuba para la liberación de 52 presos políticos".

“Creemos que eso es una señal positiva", agregó al sostener que la medida se tomó tarde. "No obstante es muy bienvenida", dijo.

Por su parte, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, afirmó que la medida “me parece excelente, una gran noticia".

Agregó que se trata de “una gran noticia en sí”, pero recordó que "todavía quedan" más presos políticos en la isla, dijo El Universal.

A juicio de Insulza aún es “prematuro" vaticinar los efectos que tendrá en la comunidad internacional la decisión del gobierno de Raúl Castro, y puntualizó que gestos así no deben hacerse "a cambio de", sino que "se haga de todas maneras y qué bueno que se está haciendo".

Las excarcelaciones fueron anunciadas durante una visita de 48 horas a Cuba del canciller español, Miguel Ángel Moratinos, quien aseguró poco antes de volver a Madrid que podrían cambiar las relaciones con la Unión Europea y Estados Unidos.

"Creo que no hay ninguna razón para mantener la Posición Común Europea. Esto es lo que mis colegas me pidieron, que si conseguíamos zanjar la cuestión de los presos, pues lógicamente se levantaría, y espero que ahora respondan a lo que era un compromiso", dijo.

Moratinos ha buscado convencer a sus socios del bloque europeo de que el diálogo es la mejor de las fórmulas para buscar resultados en lugar del aislamiento a Cuba.

"Se abre una nueva etapa para Cuba", dijo el jefe de la diplomacia española, augurando mejores relaciones con Estados Unidos tras medio siglo de hostilidades.

"Este paso tiene que ayudar lógicamente a las relaciones con Estados Unidos porque ya no hay ningún pretexto. Decían que hacía falta algunas decisiones del gobierno cubano que se han producido", afirmó a periodistas.

En tanto, el gobierno de Francia calificó como un "gesto muy significativo” el anuncio y dijo que la decisión va “en la dirección de las expectativas francesas y europeas", dijo la Voz de América