Tel Aviv. Un tribunal de Israel declaró este jueves al ex presidente Moshe Katsav culpable de violación y otros delitos sexuales, en un fallo de gravedad sin precedentes para un mandatario del país.

"El testimonio de Katsav estuvo plagado de mentiras", detalla el fallo firmado por los tres jueces del tribunal. "Cuando una mujer dice no, quiere decir no", agrega.

Katsav, presidente entre 2000 y 2007, había negado las acusaciones de violar en dos oportunidades a una ex asistente y las de abuso o acoso sexual presentadas por otras dos. También había sido procesado por sobornar testigos y obstruir la justicia.

El ex presidente, de 65 años, no hizo comentarios a la prensa al abandonar el tribunal de distrito de Tel Aviv con el rostro lívido y flanqueado por abogados y guardaespaldas. Ahora puede apelar el veredicto y lo que podría ser una larga sentencia de cárcel ante el Tribunal Supremo.

Aunque el escándalo había obligado a la jubilación anticipada y sin honores de Katsav, no tuvo ningún impacto en las funciones del gobierno, ya que el cargo de la presidencia es en su mayor parte ceremonial.

Sin embargo, las acusaciones contra el líder de origen iraní -cuyo ascenso desde la pobreza sirvió en su momento como un brillante ejemplo para los inmigrantes judíos desfavorecidos de Oriente Medio y el norte de África- provocaron una profunda conmoción en Israel, donde se supone que el jefe de Estado es un faro de moralidad y unidad nacional.

De hecho, se había presentado como la víctima de una extorsión y una "caza de brujas" por motivos étnicos, y había prometido limpiar su nombre.

El veredicto fue catalogado como un "terremoto" por un diario israelí, y recibido con beneplácito por grupos femeninos que desde hace tiempo protestan por actitudes laxas respecto al acoso sexual en los lugares de trabajo.

Para proteger la privacidad de las demandantes, gran parte del juicio se ha celebrado a puerta cerrada. Algunos comentaristas prevén que Katsav, si apela, alegará que el proceso del tribunal de distrito de Tel Aviv no ha sido lo suficientemente transparente.

El tribunal no comunicó inmediatamente la fecha en la que se conocerá la sentencia de Katsav. La violación acarrea una condena mínima de 4 años de cárcel y una máxima de 16, dijo a Reuters el analista legal de Israel Radio, Moshe Negbi.

Katsav llegó con su familia a Israel en 1951. A los 24 años se convirtió en el alcalde más joven del país y siguió asumiendo diversos puestos en el gabinete como miembro del partido derechista Likud.

El parlamento lo eligió presidente en el 2000 por sobre Simon Peres, el influyente ganador del Premio Nobel de la Paz. Peres sucedió posteriormente a Katsav como presidente.

"No es agradable ver a un ex presidente juzgado por delitos graves como este", dijo Negb. "Pero por otra parte, creo que todos los ciudadanos deberían estar orgullosos de vivir en un país en el que el ciudadano 'número 1' es sometido a la ley", agregó.