Brasilia. Internado en un hospital debido a su leucemia falleció el ex presidente brasileño Itamar Franco (81 años), quien ocupaba un escaño en el senado.

La mandataria Dilma Rousseff describió como un ejemplo de "honestidad política" al ex gobernante, al tiempo que decretó siete días de luto oficial en todo el país.

Rousseff indicó que recibió con "tristeza" la noticia, y ofreció el Palacio presidencial de Planalto como local para el velatorio, sin embargo, cercanos al ex presidente aclararon que, antes de morir, había pedido que las exequias se realicen en Juiz de Fora, ciudad del estado de Minas Gerais en la que desarrolló su carrera política.

Tras ello, el cuerpo de Franco será trasladado a Belo Horizonte para ser velado también en el Palacio de la Libertad, la sede de la gobernación.

Franco gobernó sólo durante dos años (1992-1994) cuando reemplazo a Fernando Collor de Mello quien dimitió al cargo.

El también ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo gobierno fue inicialmente apoyado por Franco pero después combatido, calificó al ex gobernante como "un gran demócrata". "Incluso en momentos de divergencia política mantuvimos una relación de profundo respeto y diálogo", afirmó la agencia Infobae.