Lima. La defensa del ex directivo de la corporación peruana Graña y Montero, Hernando Graña, uno de los socios de la constructora brasileña Odebrecht, demandó la liberación preventiva de su patrocinado, anunció su hijo Daniel Graña.

"Estoy pidiendo que por favor le permitan pasar el juicio en libertad, como debe ser", expresó el empresario peruano al referirse a su padre implicado en las investigaciones del caso Odebrecht en Perú.

La petición de cese de prisión preventiva ocurre 21 días después que otros tres empresarios vinculados a este escándalo de corrupción fueran liberados por la justicia peruana.

El Poder Judicial de Perú liberó a mediados de enero de este año a los hombres de negocios Gonzalo Camet, de JJ Camet Contratistas Generales, José Fernando Castillo de la empresa ICCGSA, y al ex presidente ejecutivo de Graña y Montero, Gonzalo Ferraro.

Los empresarios peruanos son investigados por las autoridades del Ministerio Público por su presunta participación en los delitos de lavado de activos y colusión.

Según la Sala de Apelaciones, la medida de prisión preventiva emitido por la justicia peruana tiene como objetivo evitar el peligro de fuga porque el empresario del conglomerado Graña y Montero cuenta con alta capacidad económica.

Los ex directivos de Graña y Montero, un consorcio que también realizan obras de infraestructura en otros países como Chile y Bolivia, y han sido clasificados por las autoridades del Ministerio Público como integrantes de una organización criminal.