Brasilia. La defensa del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) entró con una reclamación ante el Supremo Tribunal Federal (STF) del país en la noche de este viernes con un pedido de medida cautelar para suspender la detención del ex mandatario.

Por orden del juez Sergio Moro, Lula da Silva debía presentarse ante la Policía Federal en la ciudade suroriental Curitiba hasta las 17:00 hora local (20:00 GMT) de este viernes, para iniciar el cumplimiento de una condena a 12 años y un mes de prisión en su contra.

Sin embargo, el ex presidente no lo hizo y se mantenía hasta últimas horas del viernes acompañado de miles de simpatizantes en la sede del Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en Sao Paulo.

En la demanda al STF, los abogados argumentaron que la orden de arresto no esperó el agotamiento de todos los recursos en el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF-4) en Porto Alegre, para los cuales tenía plazo legal hasta este martes 10 de abril.

Los abogadores argumentaron que hubo una "temeraria falta de respeto a la autoridad de la Corte Suprema", que en 2016 había declarado la posible ejecución de una pena, una vez agotada la tramitación en esa instancia.

"La Octava Sala del TRF-4 se apresuró, a petición de la Procuraduría Regional Federal de la Cuarta Región, en oficiar al juicio de origen (el juez Sergio Moro) para determinar la inmediata ejecución de la pena impuesta al reclamante", señala el pedido.

"El juicio de origen, a su turno, cerca de veinte minutos después, pronunció una decisión determinando la expedición del mandamiento de prisión", afirmaron los abogados.

Los abogadores argumentaron que hubo una "temeraria falta de respeto a la autoridad de la Corte Suprema", que en 2016 había declarado la posible ejecución de una pena a partir de la condena en firme en segunda instancia, una vez agotada la tramitación en esa instancia.

En primer lugar, los abogados piden la suspensión de la ejecución provisional de la pena impuesta a Lula hasta el juicio de fondo de las dos acciones directas de constitucionalidad.

Estas acciones están bajo relatoría del juez del STF Marco Aurelio Mello, por lo que los abogados de Lula le dirigieron la petición.

 

Sin embargo, la reclamación fue distribuida electrónicamente por el STF y el ministro sorteado para ser el relator fue Edson Fachin.

Responsable por los casos de la operación Lava Jato (Lavadero) en la Corte, Fachin fue el relator del habeas corpus presentado por la defensa del ex mandatario para impedir la prisión antes de que se agoten las instancias de apelación, una solicitud que el STF negó en la madrugada de este jueves por seis votos contra cinco.

Después de recibir este viernes la petición, Fachin la envió a la presidenta del STF, Carmen Lúcia, quien aún no ha tomado la decisión hasta el momento.

En julio de 2017, Lula da Silva fue condenado por el juez Sergio Moro a nueve años y seis meses de prisión por los delitos de corrupción pasiva y asociación ilícita.

En enero de este año, el TRF-4 aumentó la pena para 12 años y un mes en la acción penal en que se acusa al expresidente de haber recibido un departamento a cambio de beneficios a una constructora en contratos con la petrolera estatal Petrobras.