Brasilia. El ex ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo, defensor de la destituida presidenta Dilma Rousseff, presentará dos nuevos recursos ante el Supremo Tribunal Federal (STF) para pedir la anulación del proceso de "impeachment" (juicio político).

Cardozo anunció hoy que los dos nuevos recursos para solicitar la anulación del proceso de "impeachment", el cual concluyó el pasado miércoles en el Senado de Brasil, serán presentados al inicio de la semana próxima.

En encuentro con la prensa internacional en el Palacio de Alvorada, la residencia oficial, Cardozo y Rousseff expusieron sus razones sobre lo que consideran un "golpe parlamentario sin base jurídica".

"Manifestamos nuestra profunda insatisfacción con la decisión del Senado. No existe base jurídica, las dos acusaciones no proceden, además de una serie de situaciones que caracterizan la falta del debido proceso legal y la absoluta falta de sustancia de esa decisión. No hay acto ilegal. No hay dolo ni ninguna lesión a objetos jurídicamente protegidos", resaltó Cardozo.

"Ya apelamos ante el STF, vamos a entrar el lunes o martes con otras dos alegaciones", reiteró.

Una de las leyes referidas en el parecer de la Comisión Especial en el Senado que recomendó la destitución de Rousseff no tiene validez, ya que su principio estuvo basado en el marco constitucional de 1950 y éste fue superado en la Constitución de 1988, ese será no de los argumentos que presentará la defensa, explicó el ex ministro de Justicia.

Dijo además que el parecer del senador Antonio Anastasia adicionó una acusación nueva vinculada al "pedaleo fiscal" que no estaba en la acusación original, con lo cual incurrió en lo que jurídicamente se denomina "mutatio libeli", lo cual anula el proceso por no garantizar la amplia defensa.

"Vamos a discutir otras dos cuestiones también. Hay un vicio del debido proceso legal", ya que desde antes de la fase de producción de pruebas los senadores "ya tenían el voto definido. El principio de defensa requieren que el juez escuche la prueba, decían que era apenas un rito", señaló.

"El otro argumento es la falta de motivo o justa causa para el 'impeachment'. Los hechos colocados no presuponen 'impeachment'", apuntó.

Cardozo subrayó que con la decisión del Senado no sólo el Ejecutivo corre el riesgo a partir de ahora, sino también el procurador general de la República o para los ministros del STF, porque el Congreso puede apartarlos sin base jurídica.

"Vamos a decir que es una cuestión de estabilidad democrática", añadió.

Con relación al recurso presentado por el gobierno del presidente de Nrasil, Michel Temer, para cancelar la habilitación de los derechos políticos de Rousseff, dijo que la decisión del Senado de resolver el tema en dos votaciones separadas es correcta.

"Un ilustre constitucionalista, el propio Michel Temer, dice que en su libro que el artículo 52 son dos penas separadas. Afirma Temer que la inhabilitación no deriva de la pérdida del cargo. Otro es el juez (del STF) Gilmar Mendes, quien afirma que el 'impeachment' implica dos penas",

Cardozo resaltó también que el pedido para buscar la pérdida de los derechos políticos de Roussef puede anular toda la decisión del Senado.