La Defensoría Pública de Venezuela emitió un comunicado este jueves en el que rechaza las acusaciones realizadas por el gobierno de Colombia en contra de Venezuela que se hicieron este jueves en la Organización de Estados Americanos (OEA).

El organismo, según publica la Agencia Venezolana de Noticias, da su respaldo a la decisión tomada por el presidente Hugo Chávez, luego de escuchados los planteamientos del vecino país.

En el texto, se señala que como institución defensora de los Derechos Humanos lamenta que se hayan roto los lazos diplomáticos entre ambas naciones y exhorta al gobierno de Colombia para, antes de responder con violencia, opte por buscar el diálogo y una salida de paz.

A continuación el texto en su totalidad:

La Defensoría del Pueblo de la República Bolivariana de Venezuela manifiesta su profundo rechazo a las graves acusaciones realizadas por el Gobierno de la República de Colombia en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), al tiempo que expresa su pleno respaldo a la ineludible decisión adoptada por el Ejecutivo Nacional en resguardo de la dignidad y la soberanía del pueblo venezolano y la paz entre ambas naciones.

Los venezolanos y venezolanas recibimos con profundo dolor, los infundados señalamientos realizados por el gobierno de un país hermano, que subestima los fraternos lazos históricos, culturales, sociales y políticos que existen entre ambas naciones, más aun cuando en Venezuela existe una población de más de cuatro millones de colombianos y colombiana que han sido reconocidos como sujetos plenos de derechos.

Como Institución Nacional de Derechos Humanos, lamentamos que el gobierno colombiano haya desestimado los mecanismos diplomáticos bilaterales existentes para la resolución de las diferencias y recurra a mecanismos internacionales con el único propósito de desacreditar al Estado venezolano, máxime cuando nuestro país en cualquier coyuntura ha privilegiado el bienestar, el ejercicio del diálogo y la concertación para la resolución de las controversias.

Asimismo, recordamos que en medio de las dificultades los gobernantes tienen la ineludible obligación de propiciar e impulsar la paz, entendida como la convivencia pacífica entre los pueblos, la solidaridad, la inclusión, la justicia social, la atención a los desasistidos y la plena vigencia de los derechos humanos.

Finalmente, hacemos un llamado al nuevo gobierno de Colombia a honrar sus promesas electorales de apostar por el diálogo y la armonía entre ambas naciones, y lo exhortamos a comprometerse con las vías de la solución pacífica de los conflictos, el respeto a la soberanía, la autodeterminación de los pueblos y el principio de no intervención, así como la amistad y la fraternidad entre todas las naciones, condiciones indispensables para el mantenimiento de la paz.

Gabriela del Mar Ramírez Pérez

Defensora del Pueblo de la República Bolivariana de Venezuela