Río de Janeiro. El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, aseguró hoy que las delaciones realizadas por 77 exdirectivos de la constructora Odebrecht en el marco del gigantesco caso de desvíos de dinero en la petrolera estatal Petrobras muestran un nivel de corrupción "jamás imaginado".

     En una carta a sus colegas del Ministerio Público Federal, Janot aseguró que los exejecutivos de Odebrecht explicaron "detalles de una corrupción en nuestro país de forma jamás imaginada" y que evidencian "una democracia bajo ataque y, en gran medida, comprometida en su esencia por la corrupción y por el abuso del poder económico y político".

     Los 77 exdirectivos de la mayor constructora de Brasil delataron a la Justicia, a cambio de una rebaja en su condena, la trama de corruptelas en Petrobras. Janot pidió ayer martes la apertura de 320 investigaciones, 83 de las cuales fueron enviadas a la Corte Suprema porque implican a políticos con fuero privilegiado.

     Según la prensa brasileña, los ex ejecutivos revelaron una lista de políticos de todos los partidos a quienes hicieron donaciones electorales ilegales o sobornaron a cambio de adjudicarse contratos públicos.

Para el fiscal general de Brasil, el inicio de las investigaciones supone "una oportunidad impar de depurar el proceso político".

     Entre los acusados, están los ex presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, y cinco ministros actuales: el de la Presidencia, Eliseu Padilha; Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes;  Ciencia y Tecnología, Gilberto Kassab; Ciudades, Bruno Araújo, y el secretario general de la Presidencia, Wellington Moreira Franco.

     También fueron citados los actuales presidentes del Senado, Eunicio Oliveira, y de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, así como los senadores Aécio Neves y José Serra, que han sido candidatos a la Presidencia por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

     Para el fiscal general de Brasil, el inicio de las investigaciones supone "una oportunidad impar de depurar el proceso político" y diferenciar "a aquellos que creen verdaderamente que es posible hacer política sin crimen y que la democracia no es un juego de fraudes ni instrumento para uso retórico del demagogo, sino un valor esencial de la sociedad moderna".

     "No tenemos la llave mágica para la solución de todos los problemas revelados con el 'Lava Jato' (como es conocido el proceso por el escándalo de Petrobras), especialmente ahora, con la colaboración de Odebrecht, pero, en la parte que nos corresponde, les aseguro que seguiré conduciendo el caso bajo la mirada exclusivamente jurídica y con la imparcialidad que se exige para cualquier miembro del Ministerio Público", agrega la misiva.