La campaña del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y sus aliados demócratas reunieron un récord de US$181 millones en septiembre para su reelección, sumando dinero a un fondo que podría resultar clave en el último tramo de la carrera a la Casa Blanca.

La campaña de Obama dijo este sábado a través de Twitter que 1.825.813 personas donaron a la campaña el mes pasado. De ellas, 567.000 eran nuevos donantes.

La amplia mayoría de las donaciones -98%- fueron de US$250 o menos. La contribución promedio fue de US$53.

"Eso es por mucho nuestro mejor mes hasta ahora", dijo el jefe de campaña Jim Messina en un correo electrónico a los partidarios del presidente, instándolos a contribuir aún más a medida que se acerca la elección del 6 de noviembre.

La campaña presidencial del candidato republicano Mitt Romney aún no ha divulgado sus cifras de recolección de fondos de septiembre, que también se espera que sea alta. Una portavoz rehusó decir cuándo se harán públicos los resultados.

La campaña de Obama y el Comité Nacional Demócrata recolectaron más de US$114 millones en agosto, superando por poco los 111 millones de Romney. Eso ocurrió luego de tres meses en que las cifras del republicano fueron mayores a las del actual presidente.

La gran cifra de septiembre es una nueva buena noticia para Obama, después de que el reporte de empleo del viernes mostró que la tasa de desempleo bajó a 7,8%.

La campaña espera que su éxito recolectando fondos y el reporte de empleos pueda desviar la atención del opaco desempeño del presidente en el debate del miércoles frente a Romney, cuya agresiva participación le dio un impulso a su campaña.

Una portavoz de Romney dijo que su equipo había reunido US$12 millones a través de internet después del debate en menos de 48 horas, con 60% de los fondos provenientes de personas que donaron por primera vez.

La cifra de Obama en septiembre fue la mayor de su ciclo electoral, pero levemente inferior a la de hace cuatro años, cuando su campaña y el DNC reunieron 193 millones en septiembre.

Asesores de Obama están orgullosos de que la base de su campaña sean donantes de pocos dólares, ya que creen que eso da al presidente una ventaja, especialmente al final del ciclo electoral cuando los donantes pueden seguir contribuyendo, incluso si lo han hecho antes.

Desde que la campaña comenzó oficialmente en abril de 2011, 3,9 millones de personas han donado, dijo.

El opaco desempeño de Obama en el debate podría aumentar la necesidad de dinero para financiar propaganda en estado decisivos como Ohio, Florida y Iowa.

Ambos candidatos seguirán recaudando dinero, incluso en el último mes de campaña, reflejando la importancia de tener grandes fondos para financiar una última andanada de costosos avisos.