San Salvador. El ministerio de Salud (Minsal) de El Salvador denunció este miércoles que existen zonas del país donde es imposible desarrollar campañas de prevención sanitaria debido a la oposición de pandillas que controlan el ingreso.

Dos de las principales autoridades en epidemiología confirmaron que el personal médico y clínico de Salud debe enfrentar el acoso de jefes pandilleros en zonas que están bajo su control.

"Hay lugares donde no podemos entrar por las pandillas", confirmó el médico Elmer Mendoza, encargado de epidemiología del Minsal.

El personal de Salud desarrolla una campaña preventiva ante la propagación del virus "chikungunya", que transmite el mismo mosquito portador del dengue, pero tiene dificultades para realizar su trabajo en zonas populosas donde hay reporte de casos.

"Si no se puede entrar, nuestra instrucción al personal es que por favor se retiren. Tampoco se trata de poner en riesgo a nuestro personal que está debidamente identificado, sea de enfermería, médico, o promotor de salud", relató Mendoza a una televisora local.

El Salvador está en alerta debido a 1.119 casos contagiados con chikunguya en dos municipios populosos ubicados al norte de la capital salvadoreña.

El Minsal precisó que el zancudo que transmite el dengue, el "Aedes aegypti", es el principal vector.

El representante interino de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el país, Hernán Luque, reiteró la amenaza de contagio a raíz del surgimiento del virus en la región centroamericana.

Luque informó que El Salvador es el primer país en la región que confirma un brote de esta naturaleza, pero que todavía debe ser ratificado oficialmente por el Centro para el Control de Enfermedades (CDC), con sede en Atlanta, Estados Unidos.

"El hallazgo salvadoreño es un elemento importante porque también alerta a los demás países de la subregión", opinó Luque.

La población afectada reside en el cantón El Zapote Abajo del municipio de Ayutuxtepeque, así como en la ciudad de Apopa, que están ubicados al norte de San Salvador.

En ambas localidades hay una fuerte presencia tanto de la Mara 18 como de la Mara Salvatrucha (MS-13), dos de las principales pandillas que operan en el país.

"Nosotros, por el conflicto que existe entre ambas maras no queremos ir acompañados ni de policías o militares, porque puede haber una mala interpretación a nuestro personal, pues nuestra misión es brindar salud a la población", explicó Mendoza.

Por su parte, Eduardo Suárez Castaneda, director de enfermedades infecciosas del Minsal, informó que han iniciado un estudio clínico para analizar el comportamiento del virus en este país centroamericano.

"Este virus tiene tres fases. Puede haber artritis y dar incapacidad a personas de seis a ocho meses, pero en el país no hemos encontrado casos de artritis, sino solamente fiebre, erupciones, dolor en las articulaciones y la cabeza", explicó Suárez.

A pesar de que los trabajadores del Ministerio de Salud están debidamente identificados, hay lugares a los que no entran por el riesgo a sufrir un atentado de los grupos criminales.

La artritis epidérmica chikungunya es una extraña fiebre viral causada por un alfavirus que transmite la picadura del mosquito "Aedes aegypti".

El vocablo chikungunya es de origen makonde, una lengua bantú del sur de Tanzania y norte de Mozambique, que significa enfermedad del hombre retorcido, debido al fuerte dolor que provoca.