El ministro venezolano de Defensa, Henry Rangel Silva, denunció la orquestación de una campaña dirigida a enturbiar las relaciones entre su país y Colombia, al término de un encuentro celebrado con su homólogo, Juan Calos Pinzón.

Rangel sostuvo en rueda de prensa conjunta en Cúcuta, capital del departamento colombiano de Norte de Santander, que los señalamientos en torno su relación con grupos guerrilleros locales son falsos.

Esas acusaciones forman parte de una campaña para perjudicar los vínculos entre Colombia y Venezuela, advirtió.

Por su parte, el ministro venezolano de Interior, Tarek El Aissame, se pronunció en similares términos y subrayó que tales difamaciones buscan afectar lo alcanzado por las dos naciones vecinas tras la recomposición de las relaciones.

Las informaciones publicadas en medios de prensa de algunos países sobre las supuestas relaciones de Silva con guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el pasado son mentiras, subrayó.

Los titulares de Defensa de Colombia y Venezuela, así como el ministro de Interior de ese país, iniciaron una reunión en Cúcuta a fin de revisar y consolidar los compromisos en materia de seguridad.

Una vez concluido el encuentro en este lado de la frontera, los ministros se trasladaron hacia San Cristóbal, ciudad cabecera del estado venezolano de Táchira, a poco más de 50 kilómetros de Cúcuta.

Allí, los titulares continuarán su reunión privada e igualmente darán una rueda de prensa sobre las conclusiones de la cita binacional.

Bogotá y Caracas acordaron el pasado año reforzar la lucha conjunta contra el narcotráfico y el crimen transnacional, entre otros delitos, a través de un enlace permanente entre los cuerpos de seguridad de ambos países vecinos.

Esa cooperación ha dado sus frutos con la detención tanto en Venezuela como en Colombia, y posterior extradición, de ciudadanos solicitados por las autoridades de sus respectivos países.