Montevideo. Quedó al descubierto una maniobra que se venía realizando desde el año 2000 en la Armada uruguaya en la que se gastaron en compras inexistentes millones de dólares. La Justicia determinó que están involucrados al menos a una decena de oficiales desde almirantes hasta tenientes.

Fuentes de la fuerza de mar dijeron al diario El Observador que las maniobras podrían implicar la malversación de entre US$ 3 millones y US$ 5 millones al año ya que cada año se realizan una decena de “compras por excepción”. Ese rubro de compras no tiene límite de gastos y no obliga a rendir cuentas.

La investigación que dirige la jueza en crimen organizado Graciela Gatti ya comprobó la existencia de dos compras por US$ 600 mil realizadas en 2008.

Según los documentos que están en poder de la Justicia, se adquirió una grúa hidráulica y un banco de pruebas para motores por $ 8 millones y $4 millones respectivamente, pero no están en ninguna repartición de la Armada.

El matutino indica que fueron identificados y declararon los dos capitanes de fragata que cobraron los cheques en el Banco República. Uno de ellos declaró que entregó el dinero a dos superiores.

La jueza Gatti ordenó la investigación a la nueva oficina en crimen organizado del ministerio del Interior que tiene alcance nacional y está a cargo de Interpol. Allí se le ha tomado declaraciones hasta ahora a unas 20 personas.

Este lunes fue el turno del ex comandante en jefe de la Armada, Juan Fernández Maggi. También deberán declarar otros ex comandantes en jefe de la Marina.

Algunos de los oficiales que declararon alegaron la obediencia debida para llevar a cabo órdenes recibidas en las compras.

Una vez que concluyan los interrogatorios policiales se elevarán los antecedentes a la jueza y los marinos comenzarán a pasar por la Justicia en crimen organizado que tiene competencia sobre los casos de corrupción.