Alfonso González Nuñez, miembro representante paraguayo ante el Parlasur, denunció que Bolivia y Argentina estarían maniobrando para excluir al Paraguay de sus derechos sobre el río Pilcomayo.

La acción denunciada por González Nuñez se estaría realizando a través de la Comisión Trinacional para el Desarrollo de la Cuenca del Río Pilcomayo, la cual está compuesta por Paraguay, Bolivia y Argentina.

“La Comisión Trinacional para el Desarrollo de la Cuenca del Río Pilcomayo, compuesta por Bolivia, Argentina y Paraguay, propietarios del cauce hídrico, donde los dos primeros estarían planeando, a juzgar por reveladores indicios, excluir al tercer condómino de las periódicas reuniones del grupo, sin razón valedera ni comunicación alguna, transgrediendo con inconcebible flagrancia el acuerdo tripartito suscrito en La Paz el 9 de febrero de 1995 y aprobado por Ley Nº 580 de ese año”, señala un pronunciamiento dado a conocer este sábado.

A esto se suma la denuncia de que Argentina, aprovechando la situación actual de suspensión de Paraguay, impulsa la construcción de una nueva embocadura sobre el Río Pilcomayo para llevar más agua del cauce, perjudicando al Paraguay.

“Cualquier decisión que se adopte sin la presencia de una de las representaciones, en este caso la inasistencia forzosa de los delegados paraguayos, será completamente nula y plagada de ilegalidad, más aún entreviendo que las disposiciones convenidas podrán ser palmariamente contrarias a los intereses nacionales, aprovechándose una anómala convocatoria que ignore y vulnere los derechos de uno de los integrantes”, señala.

El parlamentario pide al presidente de Paraguay, Federico Franco, que, ante el menor indicio de anomalía, actúe de inmediato denunciando ante los organismos pertinentes a fin de evitar graves daños al país. Destaca que la intensión atenta contra la soberanía paraguaya.

“La reunión del miércoles 29 de agosto último, en Buenos Aires, sin la concurrencia de Paraguay y siendo que la sede de la Dirección Ejecutiva del ente está en nuestra ciudad capital, es una cabal demostración del desenfreno que enturbia las ejecutorias de Cristina Vda. de Kirchner y Evo Morales hacia su par compatriota, tras la segregación de Paraguay del Mercosur el 29 de junio último”, resalta.