Bogotá, EFE. El fundador de la ONG colombiana Corporación Nuevo Arco Iris, León Valencia, el investigador Ariel Ávila y el periodista independiente Gonzalo Guillén denunciaron un supuesto plan para asesinarlos que puede estar relacionado con sus investigaciones sobre los nexos de la mafia y la política.

"La preocupación es muy grande, siempre hemos tenido muchas amenazas, pero ahora es un plan que aparece con autor y cosas muy concretas, por eso los tres nos reunimos con la Dijin (Dirección de Investigación Criminal) de la Policía", explicó Valencia en declaraciones a medios locales.

Valencia, Ávila y Guillén concluyeron: "todo está relacionado con un grupo de investigación grande que formamos en las elecciones pasadas (locales y regionales) de 2011", dijo el fundador de la Corporación Arco Iris, especializada en el estudio del conflicto armado interno.

"Allí presentamos una muestra de la relación entre mafias y política escogiendo municipios y departamentos claves. A raíz de eso la Fiscalía activó muchas investigaciones y se puso duro el ambiente", agregó.

Valencia manifestó que con la información del supuesto plan que hay contra ellos fueron a la Unidad Nacional de Protección (UNP) adscrita al ministerio del Interior, donde recibieron la atención, protección y solidaridad.

"Nosotros queremos dejar esto en manos del Estado", señaló al agregar que su apoyo al proceso de paz puede ser otro motivo por el que han recibido amenazas.

"Es que el proceso de paz ha tensionado el ambiente, es un tema que saca del corazón muchas bondades, pero también saca mucha miserias", dijo.

Y agregó: "nunca habíamos tenido amenazas con información tan precisa ya de alguien pago de una organización criminal".

Por su parte, el director de la UNP, Andrés Villamizar, confirmó la existencia de este plan para asesinar a los tres investigadores y defensores de los derechos humanos.

"Nosotros obtuvimos información muy precisa, clara y confiable de que había un sicario ya contratado, que ya se encontraba en Bogotá con el alias de 'Morroncho' por lo que contactamos a la Policía y a la Dijin para que iniciaran la investigación correspondiente", dijo.

Villamizar señaló además que esto se hizo público "para intentar disuadir a los asesinos de cometer este plan macabro".

Por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró este miércoles que está dispuesto a ir al fondo de cualquier amenaza contra el derecho de los colombianos a estar bien informados.

"Lo que quiero dejar muy claro es que nosotros aquí en este gobierno estamos más que dispuestos, totalmente comprometidos, a ir al fondo de cualquier asunto que vaya en contra de ese derecho fundamental de los colombianos a estar bien informados", expresó Santos en el Foro Nacional Libertad de Prensa.

Y subrayó: "que los periodistas sientan que hay un gobierno que no los va, en ninguna forma, a perseguir o a tomar ningún tipo de represalias por sus críticas. Todo lo contrario, yo lo que hago es estimular la crítica".

El pasado 1 de mayo el periodista de investigación de la revista colombiana Semana, Ricardo Calderón, sufrió un atentado del que salió ileso, mientras que la semana pasada un grupo de ocho periodistas denunciaron amenazas en Valledupar (norte) y el pasado sábado murió asesinado otro informador en Cali, aunque estos hechos no están relacionados con su profesión, según las autoridades.