Moscú. Las elecciones presidenciales rusas fueron fraudulentas y estuvieron claramente sesgadas a favor del primer ministro Vladimir Putin, dijeron el lunes observadores de las votaciones.

A Putin, quien según los resultados oficiales ganó con cerca del 64% de los sufragios, le fue dada una clara ventaja sobre sus rivales en los medios y los recursos estatales fueron usados para apoyar su candidatura a un tercer período presidencial, comentaron los observadores.

"No hubo una competencia real y el abuso de los recursos gubernamentales supuso que el ganador final de las elecciones nunca se pusiera en duda", dijo en un comunicado Tonino Picula, uno de los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

"De acuerdo a nuestra evaluación, estas elecciones fueron fraudulentas", agregó a periodistas.

Los observadores, del equipo conjunto de la OSCE y de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, también pidieron que se investiguen a fondo las supuestas violaciones electorales en los comicios del domingo.