Caracas. El candidato de la oposición venezolana, Henrique Capriles, marginó este jueves a uno de sus colaboradores más cercanos luego de que diputados oficialistas lo acusaran de corrupción usando como prueba videos de una cámara oculta, en un duro golpe para su campaña a tres semanas de la elección presidencial.

Los legisladores mostraron imágenes en las que se ve a Juan Carlos Caldera, representante de Capriles ante el Consejo Nacional Electoral, recibiendo un sobre blanco de una persona que le pide acordar una cita entre su "jefe" -no identificado- y el candidato.

En un segundo video, Caldera aparece nuevamente en lo que parece ser una sala hablando de la cita con Capriles e introduciendo fajos de dinero en un sobre grande.

El diputado oficialista Julio Chávez -que no es familiar del presidente Hugo Chávez- aseguró que ni el gobierno ni los organismos de seguridad estuvieron involucrados en los videos y que la filmación llegó a su poder de manos de personas descontentas con la oposición.

La voz del interlocutor de Caldera fue distorsionada intencionalmente, pero el diputado Chávez no indicó si el audio ya era así cuando recibieron la cinta. La voz de Caldera no fue distorsionada.

Entre una gama variopinta de encuestadoras, la reputada firma Datanálisis le otorgó a Chávez a finales de julio una ventaja de 12,5 puntos sobre Capriles en cuanto a intención de voto. Otra respetada encuestadora, Consultores 21, coloca a los candidatos cabeza a cabeza.

"El diputado Juan Carlos Caldera queda fuera de este proyecto. El se puso al margen de un proyecto que estamos construyendo con los dedos, con las manos, un proyecto distinto para Venezuela", dijo Capriles inmediatamente después de la divulgación de los videos.

"El (Caldera) no tiene el derecho de utilizar mi nombre, y ninguna otra persona tiene el derecho de utilizar mi nombre para obtener beneficios personales", sentenció el candidato.

Caldera no pudo ser inmediatamente contactado por Reuters para comentar sobre las acusaciones, sin embargo comunicó a través de la red social Twitter que dará una rueda de prensa más tarde el jueves.

En las elecciones del 7 de octubre Capriles se enfrentará al popular presidente que lleva 13 años al mando del país petrolero. En la polarizada Venezuela, los números de las encuestadoras difieren diametralmente, pero Chávez encabeza la mayoría de las más conocidas.

Sin embargo, en las últimas mediciones la brecha que lo separa de Capriles se ha venido estrechando y dos sondeos los colocan palmo a palmo dejando espacio para que ambos crean que su victoria es posible.

Entre una gama variopinta de encuestadoras, la reputada firma Datanálisis le otorgó a Chávez a finales de julio una ventaja de 12,5 puntos sobre Capriles en cuanto a intención de voto. Otra respetada encuestadora, Consultores 21, coloca a los candidatos cabeza a cabeza.

¿Desestabilización? El diputado Chávez aseguró que los videos evidencian presuntos actos de soborno y sugirió que el dinero podría destinarse a actos para desestabilizar al gobierno.

"Es una prueba contundente de que un sector de la oposición ha recibido fondos para cumplir una tarea que no está cumplida", sostuvo el diputado oficialista.

La campaña electoral se tornó violenta esta semana cuando simpatizantes de ambos bandos se enfrentaron a golpes en el interior del país. Los dirigentes se acusaron mutuamente de haber desatado la batalla campal