Washington. Mientras el Departamento de Justicia de EE.UU. está analizando la polémica ley sobre inmigración de Arizona, la secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano, criticó la iniciativa, argumentando que desviará recursos a tareas inmigratorias en vez de combatir con esos fondos crímenes graves.

Napolitano sostuvo que “desde el punto de vista del Departamento de Seguridad Interna (DHS) y de la Oficina de Servicios Migratorios y Aduanales (ICE) tenemos preocupaciones profundas con esa ley desde la óptica del cumplimiento de la ley”.

Añadió que “creemos que desviará recursos que necesitamos para enfocarnos sobre aquellos que están en el país ilegalmente y que están cometiendo los crímenes más serios, como los fugitivos por delitos graves y pandilleros”.

Napolitana informó que el Departamento de Justicia revisa la legislación de Arizona. Explicó que el lapso de 90 días para su entrada en vigor da tiempo a las autoridades federales para evaluar si la ley cumple con los criterios de constitucionalidad.

Asimismo, la funcionaria dijo que “la reforma migratoria integral debe estar en nuestro radar”, puntualizando que no se trata de establecer una amnistía, dijo La Crónica citando a Notimex.

A su juicio no resultaría viable que 10,8 millones de inmigrantes indocumentados regresen a sus países de origen para incluirlos en una reforma migratoria.

Argumentó que “sería una enorme tarea administrativa, regresar a su país y regresar legalmente; se necesita que paguen una multa, nos den sus datos biométricos, pague sus impuestos y unas sanciones por haber violado la ley”.