Bruselas. El depuesto presidente catalán Carles Puigdemont se entregó a la policía belga, reportó este domingo la cadena de televisión local VTR, citando a una fuente.

Los fiscales belgas, que recibieron una orden de detención europea contra Puigdemont y cuatro de los exmiembros del gobierno regional de Cataluña, ofrecían una rueda de prensa este domingo.

El viernes, la Audiencia Nacional de España emitió órdenes de busca y captura contra Puigdemont y cuatro exconsejeros de su gobierno regional, después de que no comparecieran a una citación del tribunal en Madrid.

Los exdirigentes catalanes están investigados por presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos, al igual que otros nueve exconsejeros que fueron enviados por la jueza Carmen Lamela a prisión provisional incondicional.

Un juez revisará el caso de los acusados este domingo por la tarde y tendrá plazo hasta el lunes por la mañana para decidir si se cumplen los protocolos para una extradición.

De acuerdo a las normas judiciales europeas, los cinco acusados en Bélgica pueden acceder a una orden de extradición de inmediato, el juez puede fijar una fianza o decidir dejarlos detenidos. Las autoridades belgas deben informar a sus contrapartes europeos si la orden de arresto no puede ser ejecutada después de 90 días.

Las medidas judiciales dictadas amenazan con enquistar aún más la peor crisis institucional que vive España en sus 40 años de democracia, mientras Cataluña se prepara para las elecciones convocadas por el Gobierno central tras aplicar medidas de intervención extraordinarias en el territorio.

El sábado, Puigdemont - quien según el Partido Demócrata Europeo Catalán (PDECat) encabezará su lista para las elecciones regionales - hizo un llamado por un frente político unido de la comunidad en pos de la independencia de España y en contra de la detención de exmiembros de su destituido gobierno.