Tijuana, Excelsior.com.mx. Una denuncia por abuso sexual cometido por el ex secretario del sindicato de burócratas de Tijuana, José Luis Parra Vázquez, en contra de una menor de edad a la que prometió una plaza sindical en el gobierno municipal de esta frontera, puso al descubierto una red de prostitución y tráfico de influencias por las que se habrían otorgado 71 plazas similares a otras tantas jovencitas.

El caso, bautizado como “baby plazas”, se enmarca en la concesión de bases sindicales, algunas con sueldos de unos 20 mil pesos mensuales (casi US$1.500), que se presentaran durante el pasado gobierno municipal del alcalde Carlos Bustamante, quien favoreció a un grupo de jóvenes, entre las que destacaba hasta una ex reina de la belleza Baja California.

La denuncia contra Parra Vázquez ‒diputado suplente y ex regidor priista‒ fue presentada ante la Agencia Especializada contra Delitos Sexuales bajo el número 1680/14/202, por el presunto abuso contra una joven de 17 años de edad, a quien prometió otorgarle una base sindical en la estructura de gobierno.