Río de Janeiro. La defensa de Michel Temer dijo este martes que una destitución del presidente brasileño traería graves consecuencias para el país.

     Los abogados enviaron nuevos argumentos al Tribunal Superior Electoral dentro del proceso que puede conducir a la revocación de Temer por abuso de poder político y económico en las elecciones de 2014, cuando se presentó como vicepresidente en la fórmula con Dilma Rousseff.

     "Se debe tener en cuenta la actual situación del país, que de ninguna manera recomienda una medida de tal gravedad por las consecuencias inmediatas que conllevaría, tanto para la estabilidad política como para la economía", señaló el texto firmado por los abogados Gustavo Bonini Guedes, Marcus Vinicius Furtado Coelho y Paulo Henrique dos Santos Lucon.

Según la defensa de Temer, los hechos revelados en la etapa de instrucción no tienen ninguna relación con la petrolera estatal, por lo que extrapolan lo que aborda el proceso.

     A principios de abril, los abogados de Rousseff y de Temer lograron, ante el pleno del Tribunal, más tiempo para presentar nuevos argumentos en el proceso.

     En los nuevos argumentos finales, que tienen sólo tres páginas más que la primera versión, la defensa de Temer pide, entre otras cosas, la anulación de los testimonios de los publicistas Joao Santana y Mónica Moura, responsables de la campaña electoral de 2014.

     Dichas declaraciones fueron dadas en una fase final de la instrucción del proceso, y detallan los pagos por servicios de publicidad a través de cuentas en el extranjero.

     La demanda fue presentada al Tribunal después de que el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), aliado al gobierno de Temer, señaló que la campaña de la fórmula ganadora en 2014 podría haber recibido fondos de esquemas ilegales en Petrobras revelados por la Operación Lava Jato.

     Según la defensa de Temer, los hechos revelados en la etapa de instrucción no tienen ninguna relación con la petrolera estatal, por lo que extrapolan lo que aborda el proceso.

     Los abogados también reforzaron el argumento de que las cuentas de Rousseff y Temer deben ser juzgadas por separado, ya que el actual mandatario tenía una cuenta corriente individual para manejar los recursos de campaña.

     La defensa sostuvo que "Temer fue elegido vicepresidente de la República, no de Rousseff".